Friday, April 17, 2020

Life is like childbirth / La vida es como un Parto

By Dulce Lopez
(Spanish version below)

Don't give up, keep fighting, don't let yourself beaten. 

How many times do we hear this throughout our lives? and yet, sometimes it seems impossible to go on, and yet sometimes, you face obstacles that seem endless and hit you like giant waves, one after another without giving you time to catch your breath and dive back into the next one; And without realizing it, you set up yourself in survival mode and place the autopilot to continue resisting, and so your life can go, simply surviving.

And what if you give up? What would happen if we stop resisting?
In my walk through the journey of birth, that is just what I suggest to mothers when giving birth; What would happen if you give up during childbirth? right at that moment where you feel that you can no longer bear pain, where you see your life go by because you feel that it is the end.

And after so many hours of resistance, you finally feel like you are losing the battle and that fear of saying: "I am losing, this is bigger than me, I can't take it anymore" and you give up. and then a beautiful humbleness embraces you and only then, you are ready...

And just at that moment is when the magic happens. Surrendering is not always giving up or quit, many times it is just "stop resisting" and when you stop resisting, you start to flow with that pain, you begin to connect with your inner being and dance with it. and then instead of immersing yourself in the wave that incessantly comes to "hit you" you decide to let yourself be carried away by it, and you realize that if you do, the wave rocks you and slowly it will take you to the shore, to a safe harbor.

Life is like childbirth. The crucial moments that we live are like going through that series of contractions that gradually transform us to become something better. Surrender to them is paramount, learn to flow with that pain and change our concept of it. Pain is not always bad. Pain transforms us, molds us like a piece of coal that has had to endure great pressure to become that diamond.

One thing you should never forget, giving up is not giving up on your dream, it's more about trusting that it will happen anyway but only when you learn to let go of your ego and learn to dance with life, not against it.

Just as the seed that is buried in the dark and dirty mud had to come out of its shell and make its way through the dark soil to search for a ray of sunlight.

All learning implies a birth, a series of contractions that will take us, if we surrender and we trust, to a place of more light, being a new version of ourselves.


Por Dulce Lopez
"No te rindas, sigue luchando, no te des por vencid@." 

Cuantas veces escuchamos esto durante toda nuestra vida. y sin embargo, a veces parece imposible seguir, y sin embargo a veces, te enfrentas a obstaculos que parecen interminables y te golpean como olas gigantes, una tras otra sin darte tiempo para recuperar el aliento y volver a sumergirte en la que viene; y sin darte cuenta te instalas en el modo de supervivencia y colocas el piloto automatico de seguir resistiendo, y asi se te puede ir la vida, simplemente sobreviviendo.

Y que pasaria si te rindes? que pasaria si dejamos de resistir?
En mi andar por el camino del nacimiento, eso es justo lo que sugiero a las mamas que estan pariendo; Que pasaria si te rindes durante el parto? justo en ese momento donde sientes que ya no puedes soportar mas dolor, donde ves pasar tu vida porque sientes que es el fin; y despues de tantas horas de resistencia, finalmente sientes que pierdes la batalla y te invade ese miedo de decir: "estoy perdiendo, esto es mas grande que yo, no puedo mas" y te rindes. y una hermosa humildad te abraza y solo entonces, estás list@ ...

Y justo en ese momento es cuando sucede la magia. Rendirse no siempre es renunciar o darse por vencido, muchas veces es "dejar de resistirse" y cuando dejas de resistirte, empiezas a fluir con ese dolor, empiezas a conectar con tu ser interior y bailas con el. y entonces en lugar de sumergirte en la ola que incesantemente llega a "golpearte" decides que te dejaras llevar por ella, y te das cuenta que si lo haces, la ola te mece y poco a poco te llevara a la orilla, a un lugar seguro.

La vida es como el parto. Los momentos cruciales que vivimos son como recorrer esa serie de contracciones que nos van transformando de a poco para convertirnos en algo mejor. Lo importante es rendirse a ellas, aprender a fluir con ese dolor y cambiar el concepto que tenemos de el. El dolor no siempre es malo. El dolor nos transforma, nos moldea como un pedazo de carbon que ha tenido que soportar una gran presion para poder convertirse en ese diamante.

Una cosa que nunca debes olvidar, rendirse no es renunciar a tu sueño, se trata más bien de confiar en que sucederá de todos modos pero solo cuando aprendas a abandonar tu ego y aprendas a bailar con la vida, no en contra.

Así como la semilla que está enterrada en el lodo oscuro y sucio tuvo que salir de su caparazón y atravesar el suelo oscuro para buscar un rayo de sol.

Todo aprendizaje conlleva un parto, una serie de contracciones que nos llevaran, si se lo permitimos, a un lugar de mas luz, siendo una nueva version de nosotros mismos.

Monday, March 3, 2014

an amazing home waterbirth. Un hermoso nacimiento en casa y en agua





Mujeres Tv Published on Jan 16, 2017


They say that we should be born in the same place we were created.
Birth is a life change event, and all the rituals around it will make us keep it in the deepest part of our hearts. is the story of our life and the memories we will tell our children.
there is no better story  we can hear in the whole world than the story of our birth. What kind of story you want to tell your child?

Open your mind, open your heart to the real meaning of Childbirth. it is not an illness or a threaten of what we need to be rescued. A woman is so healthy that is capable to create a full human being within her. and if everything goes well during the pregnancy, trust that everything will be fine during childbirth. Trust in our bodies, our nature, our capacity, TRUST is a big issue our generation is struggling with... we have lost it.


I invite you to read, research, question everything, and most of all, listen to your guts, you are a strong woman who can open the way to let your baby discover what is  in this beautiful world.






Se dice que debemos nacer en el mismo lugar que fuimos creados...El nacimiento es un evento que nos cambia la vida, y todos los rituales en torno a el hará que lo guardemos en lo más profundo de nuestros corazones. es la historia de nuestra vida y los recuerdos que contaremos a nuestros hijos.No hay una historia mejor que podemos oír en todo el mundo que la historia de nuestro nacimiento. ¿Qué tipo de historia que quieres decirle a su hijo?Abre tu mente, Abre tu corazón al verdadero significado del parto. No es una enfermedad o una amenaza de lo que necesitamos para ser rescatadas. Una mujer embarazada es tan sana que es capaz de crear un ser humano completo dentro de ella. y si todo va bien durante el embarazo, confia en que todo va a estar bien durante el parto. La confianza en nuestros cuerpos, en nuestra naturaleza, en nuestra capacidad, la CONFIANZA es un gran problema con la que nuestra generación está luchando  ... la hemos perdido.Los invito a leer, investigar, cuestionar todo, y sobre todo, escuchar tu instinto, Tu eres una mujer fuerte que puede abrir el camino para que tu bebé descubra lo que hay en este mundo hermoso.

Monday, November 4, 2013

QUÉ ES UN PARTO NATURAL


Articulo original "porunpartorespetado"  

 


La expresión "parto natural" en muchos ámbitos se interpreta como una nostálgica vuelta al pasado: parir sin epidural, sin oxitocina, parir sin esto y sin lo otro. Allí donde la tasa de cesáreas es alta (España y Sudamérica, por ejemplo), hay quien utiliza ese término para referirse a un parto vaginal.
Pero parto natural no es simplemento un parto “sin”, sino aquel que se produce gracias a la maravilla de la fisiología, y en el que los procedimientos obstétricos se aplican únicamente en caso de necesidad. Es lo opuesto al parto medicalizado, atendido por la obstetricia convencional, en el cual la tecnología sustituye la fisiología de la mujer, desvirtuando la experiencia del nacimiento, y generando riesgos innecesarios para la madre y el bebé. En el primer caso la técnica está al servicio de la naturaleza, en el segundo, la naturaleza es doblegada por la técnica. Las tasas de cesáreas en los países y hospitales que respetan los procesos naturales no suelen superar el 10%. Cuando la asistencia es de corte intervencionista, la tasa de cesáreas siempre es superior.
No es posible asistir dignamente a una mujer parturienta sin comprender la verdadera naturaleza del parto: es un acontecimiento involuntario, tanto como el sueño o el orgasmo, aunque mucho más complejo. Todos sabemos lo que ocurre cuando uno trata de controlar o dirigir mentalmente estos procesos: simplemente no ocurren. La sola pretensión de controlar un proceso involuntario lo inhibe, y eso es lo que sucede con el parto hospitalario. Ese es el motivo por el cual cuando la mujer llegar al hospital, la dilatación a menudo se estanca. Cuando el parto se inhibe, se prepara el terreno para todo tipo de procedimientos que sustituyen la función de una naturaleza que en estas condiciones, obviamente, no puede funcionar: estimulación con oxitocina, episiotomía, anestesia, fórceps, cesáreas innecesarias … se sustituye un proceso natural sofisticado y sabio por un conjunto de técnicas encaminadas a resolver los problemas a menudo creados por ella misma. Y también para someter un proceso con un ritmo propio al ritmo acelerado que establece el hospital.
Dice Michel Odent que de las muchas preguntas que se hacen los estudiantes de obstetricia hay una que continúa ausente de los planes de estudios. Esa pregunta es ¿Cuáles son las condiciones idóneas para un parto fluido?
  • Intimidad, seguridad y apoyo emocional.
    Lo mejor que podemos hacer para favorecer un proceso involuntario es conocer y crear las condiciones idóneas para que se produzca solo. Puede resultar paradójico que la única forma de “humanizar” el parto sea recapitulando el hecho de que somos una especie “mamífera”. El parto es un acontecimiento instintivo, llevado a cabo por nuestro cerebro mamífero, y en el que la participación de nuestra mente racional tiene un efecto contraproducente. Lo más que se puede hacer es rendirse a la experiencia y permitir que ocurra, para lo cual el ambiente en que transcurre y la calidad humana y actitudes de los asistentes es esencial.
    Ese cerebro mamífero primitivo es también nuestro cerebro emocional (sistema límbico). Es una constante en todas las especies mamíferas que la parturienta necesita una atmósfera de intimidad y recogimiento, de seguridad física y emocional, que le permita entrar en el estado de consciencia especial propio del parto. Cuando este estado de intimidad se impide, cuando una hembra mamífera se siente amenazada, o incluso indiscretamente observada, el parto se interrumpe: las hormonas del estrés inhiben las hormonas del parto.
    Esto pone de relevancia la enorme importancia del estado emocional de la madre y cómo influye en él el soporte emocional y el trato que recibe, así como las condiciones y el ambiente en que transcurre el parto. La forma en que se trata a la mujer de parto puede condicionar totalmente su progreso. Por ello, las primeras recomendaciones de la OMS no se refieren a los aspectos técnicos, sino emocionales y psicológicos: Debe fomentarse una atención obstétrica crítica con la atención tecnológica al parto y respetuosa con los aspectos emocionales, psicológicos y sociales del parto.
  • Ambiente y entorno apropiado.
    El parto es dirigido por el cerebro mamífero (emocional), pero inhibido por el neocórtex (racional). Decía Michel Odent que es suficiente preguntar a una mujer su número de la seguridad social para que el parto se interrumpa. Debe pues evitarse todo lo que active el pensamiento racional en la mujer de parto: hablarle sin necesidad, darle órdenes o interrumpirle en su “viaje interior”. También interfieren las luces, los ruidos, el frío, la prohibición de comer, la incomodidad de tener que mantener una postura determinada o estar en un lugar poco apropiado, como es el paritorio. Las condiciones necesarias para un parto fluido no difieren mucho de las condiciones idóneas para dormirse: intimidad, penumbra, silencio… todo lo que permita a la mujer ensimismarse. Dice Sheila Kitzinger que “el lugar ideal para dar a luz es el mismo que para hacer el amor”.
  • Libertad de expresión.
    La represión de la expresión de dolor durante el parto tiene la consecuencia de reprimir la evolución del parto mismo. Beatrijs Smoulders, comadrona holandesa, afirma en su libro “Parto Seguro” (Editorial Médici), “Hace años, de una parturienta se esperaba que fuera fuerte y no dijera ni pío al dar a luz. En estos casos, el personal sanitario del hospital podía afirmar: “¡Qué bien lo hace la señora!”. Mientras que la comadrona de hoy en día más bien pensaría: “¡Suelte un berrido de una vez, señora, y así como mínimo pasará algo”. Sumergirse y aceptar el dolor es condición necesaria para la producción de endorfinas, “opiáceos” internos que amortiguan y modifican la percepción del dolor.
  • Libertad de movimientos y postura para el expulsivo.
    La posición tumbada para dilatar (enganchada al gotero y al monitor) y el potro obstétrico para el expulsivo pasarán a la historia como uno de los mayores y persistentes errores de la obstetricia.
    Numerosos estudios demuestran que la posición vertical favorece el parto y la horizontal lo entorpece. En horizontal, el canal del parto se alarga y estrecha y el coxis se dirige hacia lo alto, convirtiéndose en una vía de paso más angosta para el bebé, y además cuesta arriba. En posición vertical la vagina se amplía y acorta, pero además la presión de la cabeza del bebé sobre el cuello del útero ejerce un efecto hormonal que estimula la producción interna de oxitocina, y por tanto la dilatación. La posición vertical acorta y amplía el canal del parto, permite que las articulaciones de la cadera se abran más para dar paso al bebé, facilita sus movimientos de rotación y permite que la fuerza de la gravedad le ayude en su descenso. Episiotomía y fórceps son procedimientos técnicos que sustituyen la fisiología de la mujer y la gravedad con evidentes y penosos efectos secundarios para la madre y el bebé
    La mujer debe tener la libertad de dilatar y parir en la postura que más le convenga: en cuclillas, sentada en el taburete obstétrico, a cuatro patas, de lado, colgada de alguien, de pié… El instinto indica en todo momento cual es la postura idónea mediante un lenguaje infalible: la más cómoda es también la más fisiológica.
  • Asistencia profesional respetuosa.
    Siendo la fisiología del parto tan sensible al entorno, el papel del profesional asistente es estar disponible en un discreto segundo plano, sin interferir, confiando en los recursos de la mujer para dar a luz, y aplicar los procedimientos obstétricos únicamente si hacen falta. El protagonismo del parto corresponde a la mujer.
  • Procedimientos naturales de abordar el dolor.
    La producción de endorfinas se favorece cuidando al máximo las condiciones en que transcurre el parto y evitando todo lo que pueda producir estrés. Actualmente la tendencia es a recurrir a formas inocuas y agradables de amortiguar el dolor: cambiar de postura, baño de agua caliente, masaje en la zona lumbar, masaje de pies, sentarse en pelota de goma …
  • Intimidad y tiempo para recibir y acoger al bebé.
    El momento del nacimiento es un momento especial, mágico, en el que el estado hormonal propio del parto natural crea las condiciones para que produzca el vínculo madre-hijo, un vínculo que tiene consecuencias duraderas sobre esa relación, sobre la confianza de la mujer en su capacidad para amar y criar a su hijo, sobre el desarrollo emocional del bebé. El vínculo que el bebé crea con su madre es el troquel, la base de su capacidad para crear vínculos posteriores. Por ello el nacimiento medicalizado tiene consecuencias no sólo físicas, sino psicológicas y sociales. Madres y bebés deben estar juntos tras el nacimiento, y en todo momento, y no se justifica que un recién nacido sano sea apartado de su madre. Incluso los prematuros progresan mejor con el “método canguro” que con la incubadora, o al menos con un sistema mixto. La OMS recomienda iniciar la lactancia antes de abandonar la sala de partos.
  • Cordón umbilical:
    El respeto por la fisiología del parto implica reconocer la función del cordón umbilical, que continúa latiendo y suministrando sangre oxigenada al bebé durante varios minutos tras el nacimiento. La naturaleza no hace nada que no sea necesario, y esos minutos son el tiempo que el recién nacido necesita para comenzar a utilizar sus pulmones sin angustia ni riesgo de privación de oxígeno. El recién nacido tiene el derecho de disponer de esos minutos y de esa sangre, y con mayor motivo si ha tenido sufrimiento fetal, ya que al iniciar la respiración la sangre acude a los pulmones en detrimento del cerebro. Pinzar el cordón inmediatamente tras el nacimiento es una práctica que, a la luz de la evidencia científica, debería haber sido abandonada.
Contrariamente a lo que se piensa, parto natural no es volver al pasado, sino recuperar la capacidad y la confianza en la propia naturaleza y rendirse ante ella. Tampoco es renunciar a la tecnología, sino adjudicarle el lugar que le corresponde: las complicaciones, los casos de riesgo. Y es que las prácticas de rutina en el paritorio no son buenas ni malas, son oportunas o inoportunas. Y cuando se imponen de forma sistemática e indiscriminada a mujeres que no las necesitan son inoportunas. La evidencia científica demuestra que el parto natural no sólo es más digno para la mujer, es también el más seguro. Por ese motivo, la Organización Mundial de la Salud recomienda una calidad de atención basada en el protagonismo de la mujer y en su fisiología, y el mínimo grado de medicalización posible.
Isabel F. del Castillo
Autora de "La Revolución del Nacimiento". Ed. Granica 2006

Como es una Cesarea?

LA CESÁREA

 
 
 
 
Articulo original en porunpartorespetado
Por: Ibone Olza, psiquiatra y co-autora de "Nacer por cesárea"

Madre y padre en el quirófano con bebé en brazos

En unas décadas la cesárea ha pasado de ser una intervención casi excepcional a la forma en que vienen al mundo uno de cada cuatro niños. Independientemente de lo preocupante que resulte esta tendencia a medicalizar el parto, lo cierto es que cualquier embarazo puede terminar en cesárea, así que no está de más conocer cómo se realiza la intervención y qué podemos pedir para que sea respetuosa con la madre y el bebé.


Preparativos


Suelen durar de 15 a 30 minutos. Antes de iniciar la intervención se coloca a la mujer un gotero para equilibrar la tensión arterial, se rasura la zona alta del vello púbico, se limpia la piel del abdomen, se administra la anestesia (si no se ha usado hasta ahora) y, cuando ha hecho efecto, se pone una sonda en la vejiga para mantenerla vacía de orina.

La epidural permite que la madre pueda ver el nacimiento de su hijo, y a veces hasta compartirlo con su pareja (no todos los médicos son partidarios de que el padre entre en el quirófano). El bebé no sufre los efectos de la anestesia porque el fármaco actúa directamente sobre los nervios, y no pasa a la sangre materna, ni por lo tanto al niño. Al inyectar la anestesia el médico suele pedir a la mujer que se ponga en posición fetal, es decir, con las rodillas a la altura del pecho, para favorecer la extensión de la columna vertebral.
Existen dos tipos de anestesia epidural:
  • Raquídea: es una dosis única, de efecto casi instantáneo y unas 2–3 horas de duración. Se pone en el momento de la cesárea.
  • Peridural: es la que se usa durante el trabajo de parto. A través de un tubito metido en la espalda, los fármacos entran en poca cantidad y de forma continua. Quita el dolor, pero no produce una anestesia profunda, y puede durar horas y horas. Si se decide realizar una cesárea, se inyecta por el tubito más anestesia y se hace la cesárea.
Raramente resulta necesaria la anestesia general en las cesáreas.

Corte

Una vez que la anestesia ha hecho efecto, se inicia la cirugía. Habitualmente se realiza un corte de piel transversal (horizontal) en el borde superior del vello púbico (es lo que se llama ‘incisión de Pfannenstiel’).
Después de cortar la piel, se separa la grasa y se corta en sentido transversal la aponeurosis, que es una fuerte capa que sujeta los músculos abdominales y los intestinos. Los músculos abdominales se separan, no se cortan. El peritoneo, una fina bolsa donde se acumulan los órganos abdominales, se desgarra suavemente con los dedos. Así se accede al útero. Este se abre con un corte transversal por una zona llamada segmento, que se encuentra entre el cuello y el cuerpo del útero, para sacar al bebé.
Una vez que el niño está fuera, se corta el cordón umbilical y se extrae la placenta manualmente.
Lo deseable es que los profesionales muestren el niño a la madre cuanto antes (incluso sin haberle cortado el cordón) y que después de los primeros exámenes médicos, lo dejen al cuidado del padre mientras terminan la cesárea.

Los médicos extraen al bebé
Sutura

El útero se cose con un hilo que se reabsorbe en 40 días. El peritoneo se vuelve a desarrollar solo, así que es mejor no coserlo. Luego se sutura con un hilo similar la capa que sujeta los músculos abdominales, que vuelven a su sitio.
La herida de la piel se puede cerrar con grapas o con un hilo de nylon por debajo de la piel que deja la cicatriz más fina y homogénea. Ambos se retiran en unos días.
Desde que se empieza a cortar el vientre hasta la sutura final transcurren unos 40-60 minutos si no hay incidencias. En la mayoría de las cesáreas la madre y el recién nacido podrían ir juntos desde quirófano a la habitación e iniciar la lactancia en la primera hora de vida del bebé, al igual que en el parto vaginal.
El efecto de la anestesia se va pasando en una o dos horas. Después se ponen calmantes (analgésicos) en el suero periódicamente. La mayoría de estos fármacos son perfectamente compatibles con la lactancia.
El gotero de suero se puede quitar entre 8 y 12 horas después, al igual que la sonda de la vejiga, así se evitan infecciones urinarias. La mamá puede beber líquidos a partir de las cuatro horas de la intervención.

Cuándo está indicada

Las cesáreas son cada vez más seguras gracias a los avances de la medicina, pero como todas las intervenciones quirúrgicas, sólo deberían hacerse las estrictamente necesarias, cuando los beneficios superan a los riesgos. Es decir, cuando continuar el embarazo o dejar que el parto siga sea más arriesgado para el bebé o su madre, que realizar la intervención.
Es imprescindible en caso de…
  • Prolapso de cordón. El cordón umbilical sale a la vagina antes que el bebé y la cabeza lo presiona, tanto como para que deje de pasar sangre por el cordón y el bebé no reciba oxígeno.
  • Desprendimiento de placenta antes o durante el trabajo de parto. Se produce una hemorragia y el bebé puede dejar de recibir oxígeno si no se actúa con rapidez. La madre suele sentir un dolor abdominal intenso y la vida del bebé corre serio peligro si no se lleva a cabo una cesárea en el menor tiempo posible.
  • Placenta previa total colocada en la salida del útero, de forma que obstruye el paso del bebé. Es frecuente que la madre presente un sangrado que avise del problema. Únicamente se diagnostica al final del embarazo.
  • Mal posicionamiento fetal. En ocasiones los bebés están colocados de una manera que hace imposible que salgan y ya no pueden cambiar de posición. Por ejemplo, si se inicia el parto y el niño está en posición transversal.
  • La madre sufre una cardiopatía descompensada u otras enfermedades graves. Estas complicaciones son afortunadamente muy raras, y en total se dan en menos del 5% de los partos.

Vista de un parto por cesárea
Es probable en caso de…
  • Pelvis estrecha. Es raro, pero puede darse en madres que tuvieron raquitismo en la infancia u otras malformaciones. Además, la postura para dar a luz influye en el paso del bebé. Numerosos estudios han demostrado que parir acostada o con las piernas en alto además de absurdo es peligroso, porque favorece que el niño se atasque y no baje. Sin embargo, en cuclillas la apertura de la pelvis aumenta en un 30%. La rotura artificial de la bolsa de aguas o la administración de oxitocina estando la madre acostada también dificulta que los bebés bajen.
  • Presentación de nalgas. En los últimos años se ha promovido la cesárea en los partos de nalgas, sobre todo en las primíparas. Pero los estudios médicos demuestran que es viable un parto vaginal ante una presentación de nalgas con cabeza fetal flexionada, peso fetal equilibrado y pelvis materna normal.
  • Tumores que obstaculizan el paso del bebé. Suelen ser miomas uterinos. Conviene esperar a que se inicie el parto y ver cómo evoluciona.
  • No dilatar. El miedo, la tensión ambiental, sentirse sola u observada por el personal sanitario... todo esto hace que el cuerpo se bloquee y la dilatación se estanque. En estas circunstancias, si la mujer se queda sola un rato, sin observadores, casi siempre puede dilatar fácilmente.
  • Pérdida de bienestar fetal. El bebé, en el transcurso del trabajo de parto, muestra alteraciones en su latido cardiaco que se mantienen y acentúan con el tiempo, y en los que se valora una pérdida progresiva de su capacidad de recuperación. Pero en ocasiones este malestar es debido al uso inadecuado de oxitocina o a que la madre permanezca tumbada.
  • Cesárea anterior. Ya no se aconseja hacer cesárea porque exista una cesárea previa. Más del 70% de las mujeres pueden lograr un parto vaginal tras una cesárea.
  • Embarazos múltiples. Depende de la madurez fetal y de la posición de los bebés. En Holanda sólo el 14% de los gemelos nacen por cesárea, en España el 50%.
Ciertas enfermedades maternas como la eclampsia, el herpes genital (si la madre presenta un brote activo) o la infección por VIH.

A tener en cuenta
  • Es mejor esperar a que la mujer se ponga de parto (incluso si se prevé que terminará en cesárea).
    En el parto, con las primeras contracciones, se va estirando la zona inferior del útero y se forma la zona llamada segmento (el útero al final del embarazo tiene forma de globo, el segmento es la zona que queda más cerca del cierre del globo, lo que se estira durante el parto). Pero el segmento no se forma si el útero no tiene contracciones de parto durante algún tiempo. Como es una zona muy fina, porque el tejido está muy estirado, practicar la cesárea en el segmento uterino asegura un sangrado menor durante la cesárea y facilita un parto vaginal en el futuro.
  • Si la mujer ya ha tenido una o más cesáreas anteriormente...
    La técnica es prácticamente idéntica. El corte en la piel se realiza en el mismo lugar y al coser se retira la cicatriz existente. En el útero a veces la cicatriz de la cesárea anterior es prácticamente invisible. En función del número de cesáreas previas puede haber adherencias (cordones fibrosos) entre el útero y los órganos que lo rodean, que hacen que la intervención dure un poco más de lo habitual.
  • Parto humanizado
    Se puede lograr que la cesárea sea respetuosa para la madre y el niño, permitiendo la presencia del padre u otro acompañante, utilizando anestesia epidural, tratando a la mujer con cariño y explicándole todo lo que sucede. Que lo primero que escuche el niño sea la voz de su madre y que la primera piel que le toque sea la de su madre. En la mayoría de las cesáreas la lactancia se puede iniciar en la primera hora, y madre e hijo no deben ser separados por sistema.

Tuesday, April 12, 2011

Querida Mujer/ Dear Woman

Se dice que nada es casualidad, que todo es Causalidad, todo sucede por algo bueno, y hoy he recibido una señal de esperanza. Desde hace muchos años este ha sido mi sueño, por eso elegí esta profesión, por eso a pesar de que el camino no siempre es llano, y me obliga a esquivar obstáculos y hacer desviaciones, sigo en él, porque algo dentro de mi corazón me dice que vale la pena seguir luchando, seguir trabajando para construir algo mejor para las mujeres, para los hombres, para los bebés, para las familias del mundo entero. Son ideologías que vale la pena contagiar hasta crear una pandemia positiva para transformar nuestro entorno.


Cuéntame tu que opinas al respecto? Espero tus comentarios....


Nothing happened by coincidence, everything is causal, everything happens for a good reason, and today I received a sign of hope. For many years this has been my dream, so I chose this profession, so even though the road is not always plain, and forces me to avoid obstacles and take deviations, I'm still in it, because something inside my heart tells me it worth it  to keep working to build something better for women, men,babies, families worldwide. These Ideologies must be spread out to create a pandemic spread positive to transform our environment.

Tell me what do you think about it? I'll wait for your comments ....