Wednesday, December 8, 2010

De parto. Documental

Este documental fue hecho en España analizando como es el servicio de Salud en el tratamiento de la mujer, el bebé y el padre durante el parto... Muy parecido a muchos paises donde buscamos un cambio radical.

Cómo usuarios de los servicios de Salud tenemos el derecho de pedir el trato que merecemos. No el que sea más cómodo al servidor de salud.





















El parto como sanidad

por Joanna Wilder

traducido del ingles por Elizabeth A. Wright

[Nota de la Editora: Este artículo fue publicado primero en Midwifery Today Issue 90, Summer 2009.]



Todos los que abogamos por partos naturales hemos sido testigo de su poder transformador. Para las mujeres que son sobrevivientes de abuso, el parto puede ser un canal de profunda sanidad o un evento de aún más trauma y violación. Es con profundo respeto por las mujeres y el poder del parto, entonces, que como parteras nos atrevemos a entrar a estos espacios sagrados con nuestras hermanas. Con este espíritu, te desafío a tener el valor de entrar a tu propia historia y a las historias de las mujeres a las que sirves. Ofrezco el concepto de que cualquier sanidad mediada por una partera debe fluir desde el previo trabajo de conocer su propia historia.
El abuso sexual afecta profundamente a cada una de nosotras. Por definición, "el abuso sexual involucra cualquier contacto o interacción por el cual una persona vulnerable (generalmente un niño o adolescente) es usada para la estimulación sexual de una persona de más edad, más fuerza o de más influencia". Puede ser visual, verbal, sicológico; o en el caso de un adulto, por un cónyuge. Sue Blume, en el prólogo al libro de Simkin y Klaus, declara que 25 a 62% de las mujeres han sufrido incesto. Entre las profesiones de servicio, Allender ha sugerido que 2 de cada 3 ha experimentado abuso sexual. En una línea conservadora, Tracy propone una cifra de 1 en 4 mujeres y 1 en 6 hombres.
Mi familia ha facilitado recuperación de abuso en la cultura de pobreza en Phoenix y también ha acompañando a líderes locales en Centroamérica y Sudamérica. De acuerdo a los líderes locales, la vasta mayoría del abuso en comunidades en América latina no es denunciada a causa de la falta de confianza en las autoridades. Han estimado que la incidencia podría llegar al 90%. Cualquiera sean las estadísticas usadas, el abuso sexual es con demasiada frecuencia una forma de vida dentro de muchas de nuestras comunidades.
Antes de comenzar este tema, ofrezco algunos principios subyacentes. Primero, no es necesario nombrar tus opiniones y sentimientos a la clienta; sólo sé consciente de ellos. Si una mujer inicia el tema de abuso, sigue su liderazgo. Segundo, el principio del permiso está basado en la elección. Como parte de su sanidad, la opción de verbalizar un claro "sí" o "no" es de vital importancia para una sobreviviente de abuso sexual infantil. Dado que de niña sus opciones le fueron robadas, cada elección en su jornada de parto debe ser tratada con honor. Por último, pon atención como partera cuando observas algo que no corresponde: temor que subyace un plan de parto, trabajo de parto que se frena, una aversión a pujar, una inexplicable hemorragia en una mujer con ambivalencia. Siempre deberíamos considerar la posibilidad de abuso, fuere declarado en la historia clínica o no. El principio que guía todo el trabajo es lo que le decimos a la mujer en trabajo de parto: confía en tus instintos.
Ha sido mi privilegio abogar por buenos partos por casi 20 años. Como una enfermera principiante en un hospital en el centro urbano, tuve como mentoras a parteras que han moldeado mi filosofía de buenos partos. Más tarde, tuvimos la visión de un centro independiente de nacimientos que sirvió a nuestra comunidad por 14 años. Ahora, al concluir mi práctica como partera superior, me muevo en círculos de partos domiciliarios. Observo mientras el sagrado trabajo de sanidad ocurre en el espacio propio de la mujer. En estas diversas oportunidades he visto un hilo en común: con demasiada frecuencia, las historias de las mujeres incluyen abuso sexual infantil. Fueron las mujeres mismas que me enseñaron el poder sanador del parto.
Fue con gozo y lágrimas que, en mayo de 2008, participé en la primera conferencia de Midwifery Today (Parteras Hoy) enfocada en los efectos del abuso sexual en el embarazo, parto y puerperio, aptamente titulado "Esperanza y Sanidad". ¡Que increíble reunión de mujeres con pasión por el parto! La conferencia honró el trabajo innovador de Penny Simkin y Phyllis Klaus, así como el de Mickey Sperlich y Julia Seng. Sus dos libros han ofrecido ricos regalos a la comunidad de nacimientos. Ambos tienen una base sólida de investigación, y están llenos de sugerencias prácticas para trabajar con sobrevivientes de abuso sexual infantil. Si fuiste parte de esta reunión, ¿qué te atrajo? ¿Fue un deseo de ayudar "a aquellas mujeres", o quizás, algo en mí o en ti? Verdaderamente, nosotras somos "aquellas". Quizás, lo que nos atrajo a muchas de nosotras a esta conferencia en particular fue una pasión que nació de las heridas de nuestras propias historias.
Historia, como uso el término aquí, es lo bueno y lo malo, el dolor y el gozo de las memorias de la jornada de la vida de cada mujer. Esto podría incluir enojo, abuso, abandono o soledad. A medida que cada mujer explora su propia historia, ciertos temas o cargas brotan de su experiencia única. Desde este profundo conocimiento surge su llamado, su sentido de misión. Mi pasión por los partos naturales encuentra su raíz en un profundo respeto por su poder para sanar o hacer daño. Para mí, el compromiso de caminar con otras mujeres en sus historias fluye desde mi propia historia.
Es desde esta premisa que ofrezco parte de mi historia. El parto fue la puerta a mis recuerdos, la entrada por la cual Dios trajo mi abuso a la luz. Mi primer parto fue en "mi" hospital, rodeada de colegas. Mi experiencia fue amorosamente protegida, y todos dijeron que fue un parto asombroso. Lo que no podía articular fue que parí con terror. El parto aparentaba ser pacífico porque me retiré de mi cuerpo y "me fui", me disocié.
Antes de mi segundo parto, pedí que nueve personas estuvieran presentes. Tenía miedo de sentirme sola. Esta vez, el terror se exteriorizó, y todos escucharon y sintieron cuando en voz de niña pequeña grité que "eso" cesara. Mi partera sabiamente no me dijo en ese momento lo que intuitivamente sabía. Yo no entendía la raíz de mi miedo, aunque sabía a causa de mi trabajo con partos naturales que algo estaba profundamente mal. Y así comenzó mi jornada de regreso a mis años de horror donde de niña pequeña, las noches trajeron violencia y dolor. El parto había despertado las memorias en mi cuerpo. Después de muchos años de trabajo sanador, parí de nuevo con poder y vulnerabilidad. Aún tenía la opción de "escapar", pero estuve presente y le di la bienvenida a mi hija en un parto de redención, un parto poderoso.
Hace poco, tuve el privilegio de acompañar a una mujer cuya historia ilustra por qué asisto partos naturales. En una comunidad de habla hispana donde la opción de un parto en casa es virtualmente desconocida, María* supo que quería algo diferente para su segundo parto. Soñaba con dar a luz en su apartamento con su esposo, donde se sentía segura, en el agua. ¡Nunca había escuchado de tal cosa! Esa semana, en el lavadero de su casa, conoció a una mujer sociable de 19 años que con su español limitado, contó de su parto en casa tres meses atrás. La siguiente semana, María se entrevistó con nuestras profesionales. A medida que progresaba su embarazo, ella y su esposo aumentaban en curiosidad y emoción. Ellos tenían una practicante homeopática que los apoyaba, pero no le contaron a nadie en su comunidad aquí o en México acerca de su plan de dar a luz en casa.
Cuando el trabajo de parto se intensificó, María se acomodó en la pequeña piscina para niños. La oscuridad, música, y luz de las velas giraban a su alrededor al moverse en el agua. Sus emociones alternaron entre gozo y temor a medida que el dolor se intensificaba. "¿Es esto normal? ¿Sienten lo mismo otras mujeres?" Previamente, ella había estado entumecida mucho antes de llegar a este punto. Cuando fue tiempo de pujar, su mantra cambió: "No puedo, no puedo, no puedo". Cuando la revisé, pude sentir que su cuerpo se puso rígido y literalmente volvió a absorber al bebé. Confié en mi intuición de que ella era una sobreviviente y no la toqué de nuevo. "Si necesitas pujar, sigue las indicaciones de tu cuerpo". Cuando sentí que se disociaba o se alejaba del presente, la llamaba con simples palabras: "Estás aquí. Estás segura. No estás sola. Este es tu bebé. Estamos aquí contigo".
Creo que la disociación no es ir a un "lugar seguro". Aunque hubiese sido la opción más segura para una niña, no trata con cariño al cuerpo. Pronto, rodeada de personas seguras, María dio a luz a su bebé sola en cuclillas. Al poco tiempo, con orgullo nos presentó su placenta. Este fue el nacimiento con el que había soñado muchos meses atrás.
En la visita después de las primeras 24 horas, una docena de veces María preguntó "¿Esto fue normal? ¿Otras mujeres sienten lo mismo? ¿Tú lo sentiste?" Las afirmaciones típicas no satisfacían. Finalmente le dije, "Cada mujer es diferente. El dolor del trabajo de parto es siempre intenso; pero a la vez yo sentí otra clase de dolor porque había sido abusada de niña. Sentí el dolor del trabajo de parto y el dolor de una violación. Cuando parí, sentí dos clases de dolor". Sus ojos se abrieron de asombro y exclamó, "¡Yo también! ¡Yo también!" Por media hora contó su historia, una historia de vergüenza infantil y la confusión que se prolongó después de su primer parto. La sensación de desconexión se había expresado en el puerperio como una aversión hacia su bebé, y meses de severa depresión siguieron.
Fue sólo después de años de consejería, grupos de Al-Anon (hijos adultos de alcohólicos) y cuidado homeopático que se arriesgó a encargar otro bebé. Sus ojos se alumbraron cuando comenzó a hacer conexiones ella misma entre su historia de la infancia y su parto anterior. "Esta vez fue tan diferente. ¡Lo escogí! Llegué a este momento consciente. Lo recordaré como una parte importante de mi sanidad". Me abrazó ferozmente cuando me despedí. "Hace tres días nació mi bebé sin nombre. ¡Hace tres días yo también nací como mujer! Ya no soy una niñita". En la visita final, con gozo resumió su parto: "¡Este fue mi parto de redención!"
Esta es la razón por la que asisto partos naturales. Esta es la razón por la que hago el trabajo de conocer mi historia. Escojo caminar descalza, entrando a lugares de sanidad con las mujeres. Observo con una mezcla de duelo y asombro cuando soy testigo del crudo dolor del abuso experimentado de nuevo mediante el parto, y la valentía de una niña parada firmemente, naciendo de nuevo como mujer. Verdaderamente, esta es tierra sagrada.



Joanna Wilder, RN, BSN, SM es una enfermera en obstetricia que ha asistido partos naturales por casi 20 años, en hospitales, centros de nacimientos y hogares. Está concluyendo su práctica como partera superior con Global Midwifery en Phoenix, Arizona. Facilita grupos femeninos de recuperación en español e inglés, basados en sus historias. Le apasiona el tema de los partos naturales, y poder acompañar a mujeres en su proceso de sanidad. Se la puede contactar en: embracing-birth@earthlink.net.

Lista de recursos
  • Adult Children of Alcoholics homepage. (Página de internet: Hijos adultos de alcohólicos)http://www.adultchildren.org/ Accesado el 26 Feb 2009.
  • Allender, Dan. 2008 ed. The Wounded Heart: Hope for Adult Victims of Sexual Abuse. Colorado Springs: NavPress Publishing Group. (Título en español: Corazón Herido: Hay esperanza para los que han sido víctimas de abuso sexual en su infancia. Miami: Editorial Caribe, Inc. 1995.)
  • Allender, Dan. 2000. The Healing Path. Colorado Springs: Waterbrook Press.
  • Open Hearts Ministry Web site. "Definition of abuse." For Spanish speakers: "Corazones Abiertos".http://www.ohmin.org/abuseandhealing/ Accesado el 26 Feb 2009.
  • Simkin, Penny, and Phyllis Klaus. 2004. When Survivors Give Birth. Seattle: Classic Day Publishing.
  • Sperlich, Mickey, and Julia S. Seng. 2008. Survivor Moms: Women's Stories of Birthing, Mothering, and Healing after Sexual Abuse. Eugene, OR: Motherbaby Press.
  • Tracy, Steven R. 2005. Mending the Soul. Grand Rapids: Zondervan.
*Esta historia es usada con permiso del cliente. Nombres y detalles han sido cambiados para proteger su identidad.

Monday, December 6, 2010

Breaking Waters /Rompiendo Fuente


english version at the end

Siempre en mis embarazos preparo mi lista de canciones y ésta fue muy significativa cuando esperaba a mi niña hermosa. 
solía escuchar y bailar esta canción durante el embarazo. y parece que también ella disfrutaba que bailara pues al terminar la canción siempre pateaba pidiendo más baile...

aquí esta el video, desafortunadamente esta incompleto pero la letra esta disponible para leerla completa.

Disfrutálo...


Rompiendo Fuente (Juan Luis Guerra)

Mi mujer trabaja en Zona Franca
borda sueño en mangas de camisa
y recoge el ruedo de la tarde
con un sol de "jean" en su sonrisa
Lleva nueve meses de ilusiones
con mi amor preñado cada día
y un bidón de estrellas anunciando
que ha de ser pronto mujer parida

* Y es que tengo la sospecha de que vas a dar a luz
una niña hermosa como tú
niña hermosa como tú

Mi mujer ordeña la esperanza
con pañales y almohada de hilo
y entre corte y tela se disfraza
como lágrima que cae al río

No te apures, corazon baldío
puja el vientre, y que se abran los mares
que la vida duele, es ley de madre
pero el fruto olvida lo sufrido

* Y es que tengo la sospecha de que vas a dar a luz
una niña hermosa como tú
niña hermosa como tú

¡Oye! Traigan sueños de levadura noche de aguardiente mi mujer con yerba de luna va rompiendo fuente

En un mundo donde los vivos
son sobrevivientes
mi mujer con yerba de luna
va rompiendo fuente

Nueve meses y un pececito
nadando en tu vientre
mi mujer con yerba de luna
va rompiendo fuente

Mi mujer con yerba de luna
va rompiendo fuente
mi mujer con yerba de luna
va rompiendo fuente

¡Puja, madre! ¡Puja!

Agua de lluvia
noche transparente

mi mujer con yerba de luna
va rompiendo fuente
En un mundo donde los vivos
son sobrevivientes
mi mujer con yerba de luna
va rompiendo fuente

Puja, madre que con un grito
la vida se enciende
mi mujer con yerba de luna
va rompiendo fuente

Mi mujer con yerba de luna
va rompiendo fuente
mi mujer con yerba de luna
va rompiendo fuente
¡Puja, madre! ¡Puja!

__________________________

I used to hear and dance this song when I was pregnant with my daughter and think that my daughter really enjoyed me dancing since when the song finished she used to kick me asking for more...
Here´s the video, unfortunately it is not complete but here is the lyrics so you can read it entire...
enjoy it!

Breaking Waters (Juan Luis Guerra)
My wife works in Zona Franca
embroiders dreams in shirtsleeves
and pick up the pack of the afternoon
with a sun of "jean" in her smile
Takes nine months of illusions
With my pregnant  love each day
and a drum of stars announcing
that will become soon: mother-woman born
* And I have the suspicion that you will give birth
a beautiful girl like you
beautiful girl like you
My wife milks hope
With diapers and linen pillow
and between cut and fabric is transformed
as a tear that falls into the river
Do not worry, dear heart
push the womb, and let´s  open the seas
that life hurts, is law of the mother
but the fruit clears out what you suffered
* And I have the suspicion that you will give birth
a beautiful girl like you
Hey!
Bring dreams of yeast
Nights of hard liquor
my wife with lemon balm
is breaking water
In a world where the living
are survivors
my wife with lemon balm
is breaking water
Nine months and a goldfish
swimming in her belly
my wife with lemon balm
is breaking water
Push, mother! Push!

Sunday, December 5, 2010

Cambio # 11 Rema, rema, rema tu bote / Change #11 Row Row Row Your Boat in the River of Life

Texto de Pam England
publicado originalmente en : http://birthpeeps.blogspot.com/2010/11/change-11-row-row-row-your-boat-in.html
Traducido por Dulce Lopez

Queridos amigos,
Desde la infancia, millones de mujeres y hombres, entre ellos la mayoría de nuestros profesionales del nacimiento (incluyéndome), NOSOTROS, como cultura, estamos, completamente calmados, insensibles, e hipnotizados por los rituales del modelo médico y sus creencias - incluso en nuestra resistencia a él, estamos hipnotizados por su poder. De vez en cuando, una pequeña voz en el fondo de nuestras mentes, o en los medios de comunicación, grita para despertarnos de este trance, pero luego ... como es el poder del ritual y el lenguaje hipnótico, otro mensaje, estudio o historia (después de todo, la repetición es el alimento para el ritual y el trance) es transmitido y la cultura - que ha sido arrastrada a creer que es más seguro nacer con monitores y magia médica, o impotentes para cambiar los rituales de nacimiento, volvemos otra vez a caer dormidos.

Es hora de despertar realmente. Hay poder en los números, hay poder en la repetición, repetición, repetición, y amor.Si seguimos repitiendo nuevos rituales de preparación, el cambio vendrá.

Resistir y resentir el modelo médico no es el camino - porque la resistencia afirma el trance al que nos oponemos.

Debemos enfocar nuestra intención en un nuevo sueño, uno que surge en nosotros, de nosotros. Debemos crear y repetir con frecuencia - nuestros nuevos rituales que refuerzan nuestro sueño y autoestima.
Como cultura de madres, padres y profesionales de nacimiento, estamos, de hecho anestesiados y débiles, dependientes e hipnotizados como los niños que quieren estar seguros y contenidos, queremos obtener la aprobación y evitar el conflicto, la desaprobación, y sobre todo: la muerte. En toda revolución, hay riesgo. Hay un precio a pagar por un cambio real. Como con los niños, unos pocos rebeldes - son utilizados como ejemplos para mantener a los otros niños en línea.

El verdadero cambio viene de abajo hacia arriba. Hay poder en números.No podemos esperar a que el modelo médico, los administradores de hospitales, o las compañías de seguros entren en razón. No podemos esperar a otro estudio para demostrar ... lo que queremos probar, la práctica basada en la evidencia es una especie de mito conveniente.

Si estamos paralizados y nos sentimos dependientes y sin poder, tenemos que restaurar nuestro espíritu, cuerpo físico, y nuestra fe. Tenemos que encontrar nuestro propio camino en el río de la vida, desaprender viejas creencias, y aprender nuevas historias. Un viaje por el río de aislamiento durante seis semanas sería un gran re-educación para todas las parejas embarazadas y profesionales del nacimiento.

Me gustaría contarte una historia sobre un hombre que tomó un viaje en canoa por el Mississippi. Nació en 1901 y contrajo Polio cuando tenía 17 años. Por un tiempo, estuvo muy enfermo, débil, incapaz de caminar (los médicos pensaron que iba a morir). Para renovar su espíritu y su autoestima, se las arregló para dar un paseo solitario en canoa por seis semanas en el río Mississippi - con $ 5 doláres en el bolsillo. Tuvo que ser cargado y colocado en el barco cuando el viaje comenzó.
Ya en el río, por su cuenta, descubrió al igual que muchas personas que viven cerca, que el río siempre le proveía de todo lo que necesitaba. Conoció personas que vivían en el río, disfrutó fogatas e historias. Día a día aprendía. Remando fortaleció sus músculos. Al final del viaje en canoa, había desarrollado fuerza en la parte superior del cuerpo, y fue capaz de caminar por su cuenta con un bastón. De igual manera, ganó una nueva visión del mundo. El río le enseño algo para usar el resto de su vida.

Este hombre es Milton Erickson, un verdadero sanador herido, fundador de un estilo propio y único de hipnoterapia. Erickson es una leyenda, murió en 1980.

¿Qué estás pensando ahora?¿Qué te dice la metáfora viva del viaje en canoa Milton Erikson?


A mi me dice mucho. Tenemos que iniciar a las madres, padres, y profesionales del nacimiento por un camino de validación de vida. No desde los libros, la investigación, la resistencia -, sino desde el cuerpo, la naturaleza, las historias en el río de la vida. ¿No sería loco si las clases de parto se convirtieran en una vida de aventuras, aprendiendo habilidades de supervivencia, haciendo frente a nuestros miedos y sobreviviendo a ellos. Aprendiendo metáforas sobre la vida, sobre apertura, sobre cambio ... sobre la naturaleza.

Otro pensamiento loco de Pam, en Albuquerque, en el Río Bravo. Un cambio radical es lo que se necesita. No humaredas o débiles resistencias.

Sigamos pensando, hablando, atrevámonos a realmente SENTIR de nuevo... y todo el tiempo, recordemos atesorarlo todo, incluyendo el modelo médico.


Recuerda cómo surge el sueño de modelo médico desde TU MENTE, no "desde afuera". Cuando podemos adoptar una idea sin estar en trance, entonces tenemos el verdadero poder "elegir".

Rema, rema, rema tu bote
La vida es un sueño
Pam
______________________________________

Change #11 Row Row Row Your Boat in the River of Life

Dear Birth Peeps,

From childhood, millions of young women and men, including most of our fellow birth peeps (and myself), WE as a culture, are thoroughly, completely pacified, numb, and hypnotized by the medical model's rituals and beliefs--even in our resistance to it, we are hypnotized by its power. From time to time, a little voice in the back of our minds, or in the media, screams out to wake us from this trance, but then...as is the power of ritual and hypnotic language, another message, study, story (after all, repetition is the food for ritual and trance) is sent and the culture--that has been entrained to believe birth is safer with monitors and medical magic, or powerless to change the rituals of birth, falls back asleep again.

It's time for all us to really wake up. There is power in numbers, and there is power in repetition, repetition, repetition, and love. If we keep repeating new rituals of preparation, change will come.

Resisting and resenting the medical model is not the way--because resistance affirms the very trance we resist.

We must put our attention and intention into a new dream, one that arises in us, from us. WE must create-and repeat frequently--our own new rituals that reinforce our emerging dream and self-worth. As a culture of mothers and fathers and birth peeps, we are indeed numb and shaky, dependent, hypnotized like children who want to be safe and contained, want to get approval, and avoid conflict, disapproval, and above all: death. In every revolution, there is risk. There is a price to pay for real change. Like children, a few rebel--and are used as examples to keep the other children in line.

Real change comes from the bottom up. There is power in numbers. We cannot wait for the medical model, hospital administrators, or insurance companies to come to its senses. We cannot wait for another study to prove ...whatever it is we want to prove; evidenced-based practice is kind of convenient myth.

If we are paralyzed and believe ourselves to be dependent and powerless, we need to restore our spirit, muscles, and faith. We need to find our own way on the river of life, un-learn old beliefs, and learn new stories. A solitary river trip for six-weeks would be a great re-education for every pregnant couple and birth peep.

I'd like to tell you a story about a man who took such a trip in a canoe down the Mississippi. He was born in 1901 and contracted polio when he was 17. He was very sick for a while (the doctors thought he would die), then very weak, unable to walk. To renew his spirit and self worth, he arranged to take a solitary, six-week canoe ride down the Mississippi River--with $5 in his pocket. He had to be carried and placed in the boat when the trip began.

On the river, on his own, he discovered as do many people who live on the river, that the River provided everything he needed. He met people who lived on the river, enjoyed campfires and storytelling. Day by day he was learning. Rowing strengthened his muscles. At the end of the canoe trip, he had developed upper body strength, and was able to walk on his own with a cane. Equally important, he gained a new world view. What the river taught him he was to use the rest of his life.

This man is Milton Erickson, truly a wounded healer, the founder of his own unique style of hypnotherapy. Erickson is a legend, he died in 1980.

What are you thinking about right now?
What does the living metaphor of Milton Erikson's canoe trip say to you?
It speaks volumes to me. We need to initiate mothers, fathers, and birth peeps in a life-validating way. Not from books, research, resistance--but in the body, in nature, from stories on the river of life. Wouldn't it be crazy if childbirth classes became a life-adventure, learning survival skills, facing our fears and surviving. Learning metaphors about life, opening, change...from Nature.

Another crazy thought from Pam, in Albuquerque, on the Rio Grande.
Radical change is what is needed. Not smoldering, petty resistance. Let's keep thinking, talking, daring to really feel again... and all the while, remember to embrace it all, including the medical model.

Remember that how you dream the medical model arises in your mind, not "out there." When we can embrace it without being in a trance, then we have real power to "choose."

Row Row Row Your Boat.
Life is but a Dream.

Pam