Sunday, December 19, 2010

Cambio #12: Preparémos a Madres y Padres para un nacimiento por cesárea. /Change #12: Prepare Mothers and Fathers for Cesarean Birth

English version at the end
Texto de Pam England
publicado originalmente en : http://birthpeeps.blogspot.com/2010/11/change-12-prepare-mothers-and-fathers.html
Traducido por Dulce Lopez

 

 

Queridos amigos,


Una manera de cambiar la experiencia que las mujeres tienen al parir en nuestra cultura es prepararlas cálida y honestamente para todo tipo de nacimientos en nuestra cultura. Esto incluye el parto por cesárea.


Te has dado cuenta cuántas veces la madre que esta en depresión o deprimida después de una cesárea es aquélla que no leyo o pregunto acerca de ésta porque creyó firmemente qué ésto no le pasaría a ella? (con el incremento de cesáreas actual, le puede suceder incluso si no la necesitaba).


Si le preguntaramos (a ella o al padre) qué hubiera ayudado, ellos responderían: "Me hubiera encantado saber qué esperar de una cesárea. Ha sido un shock inesperado"


No debemos poner total enfoque a la preparación holística a los padres primerizos, por ejemplo: " si ellos no preguntan, no hablaremos de ello" Los padres y madres que no están preparados sufren un shock emocional terrible, no de la cirugía en sí misma, pero también desde su propia inocencia, confusión, auto-juicio, mientras estan abrumados con la experiencia inesperada que se desconectan para atravesarla.


Aún cuando la marea de cesáreas innecesarias nos llega a la mente, algunas mujeres necesitarán cesáreas. Entonces el estar preparados para una cesárea tiene que ser parte de la preparación holística. Todas las madres y padres, otras madres y sus compañeros de nacimiento necesitan estar preparados para dar a luz por cesárea con plena conciencia.



 En el trabajo que hago sobre trauma de nacimiento, historias tras historias, no se trata de cesáreas en sí mismas, sino del shock emocional de no saber que esperar, o qué hacer, o que significado le da la cesárea como madre. Por otro lado, las mentoras de Birthing From Within (BFW) han escuchado frecuentemente un Gracias de padres quienes, a causa de la clase "nacimiento por cesárea con plena conciencia" estuvieron realmente preparados y mucho menos traumatizados.


Los padres que se atienden con parteras, doulas, y toman clases, y no escuchan una palabra acerca de "qué hacer durante una cesárea, frecuentemente se sienten traicionados.  Extrañamente, el no hablar sobre preparación para una cesárea antes del parto añade un sentimiento de pena porque las personas en quien ellos confiaron (por ej. la gente que "confia en el parto") no habló de cesárea. El silencio envía un meta-mensaje tipo: "las Cesáreas son algo que sucede a mujeres no preparadas, no comprometidas, o mujeres que no tuvieron la protección de información y de una Doula."


Cuando los profesionales de Nacimiento o incluso amigos, hablamos, directa y cálidamente, acerca de nacer por cesárea con plena conciencia, proyectando aceptación y fuerza. Si conectamos con los padres, ellos incorporan nuestra aceptación y fuerza. Imagina esto como una dosis de medicina emocional homeopática en contra de la vergüenza, y retiramos el sentimiento pervertido del fracaso. y si ella llegará a tener una cesárea, sabrá que tiene un aliado en nosotros: ¡nos atrevimos a hablar de cesáreas!


Si tu eres una de esas personas en quien ella confía (una de esas personas que "confian en el parto) y hablaste acerca de la posibilidad de tener una cesárea, incluso si no llegaras a estar con ella en el quirófano, ella sabra que "estas con ella". Ella sabrá que podrá venir contigo a platicar de su experiencia.


No todos los profesionales de nacimiento pueden hablar sobre la cesárea de manera cálida y sin prejuicios. Algunos necesitan primero un período de sanación de sus propios traumas de nacimiento o convicciones en contra de la cesárea

o contra padres que han elegido cesárea. Sólo hasta entonces puden hacerlo.


Existen muchas formas de enseñar sobre cesárea. Algunas formas envían mensajes tácitos de juicios, con razones y formas de evitarla a toda costa. La intención positiva es asustar o motivar a la mujer a "no elegir" una cesárea, pero durante el parto, sabemos que "elegir" y consentimiento informado son zonas nebulosas.


Cuando enseño a parejas acerca del nacimiento por cesárea, siento como si fuera una ceremonia, una iniciación a la autoaceptación y visión de si mismos enfrenando, incluso una cesárea no deseada. La enseñanza es acerca de aceptarse a si mismo, no acerca de evitar o arrepentirse de lo sucedido.


Los padres y madres experimientan el nacimiento por cesárea desde perspectivas muy distintas. Necesitan apoyo y prepraración; ellos también podrian sentirse traumatizados por la falta de preparación. si no les deicmos, ellos estarán abrumados por el ambiente quirúrgico. Esta semana trabaje con una adorable pareja que no estaba preparada para un parto por cesárea y tuvieron uno. El bebé nació sano, lo llevaron para el ritual de la mesa de observación para secarlo y arroparlo... después lo entregaron al padre y lo escoltaron hasta el nido. La madre nunca vio al bebé... no hasta horas después en el cuarto de recuperación. Este padre no tenía idea que podía llevar al bebé con la madre...y ayudarla a verlo, abrazarlo, en la misma sala de operación. Pero estaba totalmente abrumado y fue guiado fuera de la sala sin la menor idea de sus opciones. Su experiencia pudo ser muy diferente si tan solo...hubieran estado preparados para una cesárea a conciencia.


Algunos de ustedes seguro ya estarán haciéndolo. y para algunos otros resulta tan opuesto a la intuición que no se imaginan hablando acerca del nacimiento por cesárea sin sonar como que si "aprueban" la cesárea o que estuvieran programando a lso futuros padres para tener una cesárea.

Estas son consideraciones importantes. pero se puede hacer bien. Si tu quieres aprender una forma de hacerlo, toma un taller de introducción para Mentor o contacta Birthing from Within para una clase por teléfono.


Hay muchas fomras de cambiar el nacimiento en nuestra cultura. No sólo es acerca de cambiar los protocolos y rituales médicos, sino también de preparar a los padres para nacer en la cultura en la que realmente estan naciendo. y no en la que deseamos que nazcan.


con amor,

Pam


_________________________

 

 

Change #12: Prepare Mothers and Fathers for Cesarean Birth

 

Dear Peeps,


One way to change the experience women have giving birth in our culture is to warmly, honestly prepare them for all kinds of birth in our culture. That includes cesarean birth.


Have you noticed how many times the mother who is in birth shock or shame after a cesarean is the mother who did not read or ask about it, because she truly believed it would not happen to her? (With the rising cesarean rate, even if it "shouldn't" happen to her, it might.)


If you were to ask her (or the father) what would have helped, she (or he) might say--"I wish I had known what to expect. It was such a shock."


We must not put the onus of holistic preparation on uniniated mothers or fathers, i.e., "if they don't ask, we won't talk about it." Mothers and fathers who are not prepared suffer terrible emotional shock, not from the surgery itself, but from their own innocence, cluelessness, self-judgment, and being so overwhelmed, that they disconnect to get through it.


Even when the tide of unnecessary cesareans turns back, some women will have cesareans. So, cesarean preparation must become part of holistic preparation. All mothers, fathers, other mothers and their birth partners need to be prepared to give birth-in-awareness by cesarean.


In the birth trauma work I do, story after story, is not about the cesarean itself, but the shock of not knowing what to expect, or what to do, or what it means about her as a mother. On the other hand, BFW mentors have often heard thanks from parents who, because of the sensitive role-play class on cesarean birth-in-awareness, were prepared and much less traumatized.


Parents who see midwives, doulas, and take classes--and hear not a word about what to do during cesarean birth--often feel betrayed. Oddly, not talking about cesarean preparation prenatally adds to their feeling of shame because the people they trusted (i.e., the people who 'trust birth') did not talk about it. Silence sends a meta-message something like, "cesareans are something that happens to unprepared, uncommitted women, or women who don't have protection from information and doulas."


When birth peeps (or even friends) talk, straighforwardly and warmly, about giving birth by cesarean in-awareness, we model acceptance and strength. If we have rapport with the parents, they embody our acceptance and strength. Think of this as an emotional homeopathic dose of Medicine against shame, withdrawal, the pervasive feeling of failure. And, if she does have a cesarean birth, she knows she has an ally in us: we dared to talk about it!


If you are one of the people she trusts (one of the people who 'trust birth') and you talked about giving birth by cesarean, even if you are not with her in the operating room, she knows you are "with her." She knows she can come talk to you later.


Not all birth peeps can talk about cesarean birth warmly and without bias. Some need to first go through a period of healing their own birth trauma or agreements against cesareans or cesarean parents. Then, it can be done.


There are many ways of teaching about cesarean. Some send tacit or overt messages of judgment, with reasons and ways to avoid cesarean at all costs. The positive intention is to scare or motivate a woman not to "choose" a cesarean, but in labor, we all know that "choice"and informed consent are nebulous,gray areas.


When I teach couples about cesarean birth, I feel it is a ceremony, an initiation into self-acceptance and envisioning themselves coping--even with an unwished-for cesarean. The teaching is about embracing oneself, not about avoiding and regretting.


Fathers and other mothers experience cesarean birth from an entirely different perspective. They too need support and preparation; they too, can be traumatized by lack of preparation. If we don't tell them, they will be so overwhelmed by the surgery environment. This week I worked with a lovely couple who was unprepared for cesarean birth, but had one. The baby was born healthy, taken to the baby table for the baby dry and wrap ritual... then given to the father and escorted out of the room to the nursery. The mother never saw her baby. ... not until hours later in the recovery room. This father had no idea he could take it to his wife, the mother.... and help her see him, hold him, on the operating table. He was utterly overwhelmed and shepherded out of the operating room without a clue of the options. Their experience would be so different if ...if only.... they had been prepared for cesarean birth-in-awareness.


Some of you may already be doing this. And for some, it is so counter-intuitive, you can't imagine how to talk about cesarean birth without sounding like you are "approving" it or hypnotizing them to give birth by cesarean. These are important considerations. It can be done though. If you want to learn one way to do this, take an introduction to mentoring workshop, or contact Birthing From Within for a phone class.


There are many ways to change birth in our culture. It's not only about changing the medical protocols and rituals, but in preparing parents to birth in the culture they are actually birthing in, and not the one we wish they were birthing in.


In-Love,


Pam

Wednesday, December 8, 2010

De parto. Documental

Este documental fue hecho en España analizando como es el servicio de Salud en el tratamiento de la mujer, el bebé y el padre durante el parto... Muy parecido a muchos paises donde buscamos un cambio radical.

Cómo usuarios de los servicios de Salud tenemos el derecho de pedir el trato que merecemos. No el que sea más cómodo al servidor de salud.





















El parto como sanidad

por Joanna Wilder

traducido del ingles por Elizabeth A. Wright

[Nota de la Editora: Este artículo fue publicado primero en Midwifery Today Issue 90, Summer 2009.]



Todos los que abogamos por partos naturales hemos sido testigo de su poder transformador. Para las mujeres que son sobrevivientes de abuso, el parto puede ser un canal de profunda sanidad o un evento de aún más trauma y violación. Es con profundo respeto por las mujeres y el poder del parto, entonces, que como parteras nos atrevemos a entrar a estos espacios sagrados con nuestras hermanas. Con este espíritu, te desafío a tener el valor de entrar a tu propia historia y a las historias de las mujeres a las que sirves. Ofrezco el concepto de que cualquier sanidad mediada por una partera debe fluir desde el previo trabajo de conocer su propia historia.
El abuso sexual afecta profundamente a cada una de nosotras. Por definición, "el abuso sexual involucra cualquier contacto o interacción por el cual una persona vulnerable (generalmente un niño o adolescente) es usada para la estimulación sexual de una persona de más edad, más fuerza o de más influencia". Puede ser visual, verbal, sicológico; o en el caso de un adulto, por un cónyuge. Sue Blume, en el prólogo al libro de Simkin y Klaus, declara que 25 a 62% de las mujeres han sufrido incesto. Entre las profesiones de servicio, Allender ha sugerido que 2 de cada 3 ha experimentado abuso sexual. En una línea conservadora, Tracy propone una cifra de 1 en 4 mujeres y 1 en 6 hombres.
Mi familia ha facilitado recuperación de abuso en la cultura de pobreza en Phoenix y también ha acompañando a líderes locales en Centroamérica y Sudamérica. De acuerdo a los líderes locales, la vasta mayoría del abuso en comunidades en América latina no es denunciada a causa de la falta de confianza en las autoridades. Han estimado que la incidencia podría llegar al 90%. Cualquiera sean las estadísticas usadas, el abuso sexual es con demasiada frecuencia una forma de vida dentro de muchas de nuestras comunidades.
Antes de comenzar este tema, ofrezco algunos principios subyacentes. Primero, no es necesario nombrar tus opiniones y sentimientos a la clienta; sólo sé consciente de ellos. Si una mujer inicia el tema de abuso, sigue su liderazgo. Segundo, el principio del permiso está basado en la elección. Como parte de su sanidad, la opción de verbalizar un claro "sí" o "no" es de vital importancia para una sobreviviente de abuso sexual infantil. Dado que de niña sus opciones le fueron robadas, cada elección en su jornada de parto debe ser tratada con honor. Por último, pon atención como partera cuando observas algo que no corresponde: temor que subyace un plan de parto, trabajo de parto que se frena, una aversión a pujar, una inexplicable hemorragia en una mujer con ambivalencia. Siempre deberíamos considerar la posibilidad de abuso, fuere declarado en la historia clínica o no. El principio que guía todo el trabajo es lo que le decimos a la mujer en trabajo de parto: confía en tus instintos.
Ha sido mi privilegio abogar por buenos partos por casi 20 años. Como una enfermera principiante en un hospital en el centro urbano, tuve como mentoras a parteras que han moldeado mi filosofía de buenos partos. Más tarde, tuvimos la visión de un centro independiente de nacimientos que sirvió a nuestra comunidad por 14 años. Ahora, al concluir mi práctica como partera superior, me muevo en círculos de partos domiciliarios. Observo mientras el sagrado trabajo de sanidad ocurre en el espacio propio de la mujer. En estas diversas oportunidades he visto un hilo en común: con demasiada frecuencia, las historias de las mujeres incluyen abuso sexual infantil. Fueron las mujeres mismas que me enseñaron el poder sanador del parto.
Fue con gozo y lágrimas que, en mayo de 2008, participé en la primera conferencia de Midwifery Today (Parteras Hoy) enfocada en los efectos del abuso sexual en el embarazo, parto y puerperio, aptamente titulado "Esperanza y Sanidad". ¡Que increíble reunión de mujeres con pasión por el parto! La conferencia honró el trabajo innovador de Penny Simkin y Phyllis Klaus, así como el de Mickey Sperlich y Julia Seng. Sus dos libros han ofrecido ricos regalos a la comunidad de nacimientos. Ambos tienen una base sólida de investigación, y están llenos de sugerencias prácticas para trabajar con sobrevivientes de abuso sexual infantil. Si fuiste parte de esta reunión, ¿qué te atrajo? ¿Fue un deseo de ayudar "a aquellas mujeres", o quizás, algo en mí o en ti? Verdaderamente, nosotras somos "aquellas". Quizás, lo que nos atrajo a muchas de nosotras a esta conferencia en particular fue una pasión que nació de las heridas de nuestras propias historias.
Historia, como uso el término aquí, es lo bueno y lo malo, el dolor y el gozo de las memorias de la jornada de la vida de cada mujer. Esto podría incluir enojo, abuso, abandono o soledad. A medida que cada mujer explora su propia historia, ciertos temas o cargas brotan de su experiencia única. Desde este profundo conocimiento surge su llamado, su sentido de misión. Mi pasión por los partos naturales encuentra su raíz en un profundo respeto por su poder para sanar o hacer daño. Para mí, el compromiso de caminar con otras mujeres en sus historias fluye desde mi propia historia.
Es desde esta premisa que ofrezco parte de mi historia. El parto fue la puerta a mis recuerdos, la entrada por la cual Dios trajo mi abuso a la luz. Mi primer parto fue en "mi" hospital, rodeada de colegas. Mi experiencia fue amorosamente protegida, y todos dijeron que fue un parto asombroso. Lo que no podía articular fue que parí con terror. El parto aparentaba ser pacífico porque me retiré de mi cuerpo y "me fui", me disocié.
Antes de mi segundo parto, pedí que nueve personas estuvieran presentes. Tenía miedo de sentirme sola. Esta vez, el terror se exteriorizó, y todos escucharon y sintieron cuando en voz de niña pequeña grité que "eso" cesara. Mi partera sabiamente no me dijo en ese momento lo que intuitivamente sabía. Yo no entendía la raíz de mi miedo, aunque sabía a causa de mi trabajo con partos naturales que algo estaba profundamente mal. Y así comenzó mi jornada de regreso a mis años de horror donde de niña pequeña, las noches trajeron violencia y dolor. El parto había despertado las memorias en mi cuerpo. Después de muchos años de trabajo sanador, parí de nuevo con poder y vulnerabilidad. Aún tenía la opción de "escapar", pero estuve presente y le di la bienvenida a mi hija en un parto de redención, un parto poderoso.
Hace poco, tuve el privilegio de acompañar a una mujer cuya historia ilustra por qué asisto partos naturales. En una comunidad de habla hispana donde la opción de un parto en casa es virtualmente desconocida, María* supo que quería algo diferente para su segundo parto. Soñaba con dar a luz en su apartamento con su esposo, donde se sentía segura, en el agua. ¡Nunca había escuchado de tal cosa! Esa semana, en el lavadero de su casa, conoció a una mujer sociable de 19 años que con su español limitado, contó de su parto en casa tres meses atrás. La siguiente semana, María se entrevistó con nuestras profesionales. A medida que progresaba su embarazo, ella y su esposo aumentaban en curiosidad y emoción. Ellos tenían una practicante homeopática que los apoyaba, pero no le contaron a nadie en su comunidad aquí o en México acerca de su plan de dar a luz en casa.
Cuando el trabajo de parto se intensificó, María se acomodó en la pequeña piscina para niños. La oscuridad, música, y luz de las velas giraban a su alrededor al moverse en el agua. Sus emociones alternaron entre gozo y temor a medida que el dolor se intensificaba. "¿Es esto normal? ¿Sienten lo mismo otras mujeres?" Previamente, ella había estado entumecida mucho antes de llegar a este punto. Cuando fue tiempo de pujar, su mantra cambió: "No puedo, no puedo, no puedo". Cuando la revisé, pude sentir que su cuerpo se puso rígido y literalmente volvió a absorber al bebé. Confié en mi intuición de que ella era una sobreviviente y no la toqué de nuevo. "Si necesitas pujar, sigue las indicaciones de tu cuerpo". Cuando sentí que se disociaba o se alejaba del presente, la llamaba con simples palabras: "Estás aquí. Estás segura. No estás sola. Este es tu bebé. Estamos aquí contigo".
Creo que la disociación no es ir a un "lugar seguro". Aunque hubiese sido la opción más segura para una niña, no trata con cariño al cuerpo. Pronto, rodeada de personas seguras, María dio a luz a su bebé sola en cuclillas. Al poco tiempo, con orgullo nos presentó su placenta. Este fue el nacimiento con el que había soñado muchos meses atrás.
En la visita después de las primeras 24 horas, una docena de veces María preguntó "¿Esto fue normal? ¿Otras mujeres sienten lo mismo? ¿Tú lo sentiste?" Las afirmaciones típicas no satisfacían. Finalmente le dije, "Cada mujer es diferente. El dolor del trabajo de parto es siempre intenso; pero a la vez yo sentí otra clase de dolor porque había sido abusada de niña. Sentí el dolor del trabajo de parto y el dolor de una violación. Cuando parí, sentí dos clases de dolor". Sus ojos se abrieron de asombro y exclamó, "¡Yo también! ¡Yo también!" Por media hora contó su historia, una historia de vergüenza infantil y la confusión que se prolongó después de su primer parto. La sensación de desconexión se había expresado en el puerperio como una aversión hacia su bebé, y meses de severa depresión siguieron.
Fue sólo después de años de consejería, grupos de Al-Anon (hijos adultos de alcohólicos) y cuidado homeopático que se arriesgó a encargar otro bebé. Sus ojos se alumbraron cuando comenzó a hacer conexiones ella misma entre su historia de la infancia y su parto anterior. "Esta vez fue tan diferente. ¡Lo escogí! Llegué a este momento consciente. Lo recordaré como una parte importante de mi sanidad". Me abrazó ferozmente cuando me despedí. "Hace tres días nació mi bebé sin nombre. ¡Hace tres días yo también nací como mujer! Ya no soy una niñita". En la visita final, con gozo resumió su parto: "¡Este fue mi parto de redención!"
Esta es la razón por la que asisto partos naturales. Esta es la razón por la que hago el trabajo de conocer mi historia. Escojo caminar descalza, entrando a lugares de sanidad con las mujeres. Observo con una mezcla de duelo y asombro cuando soy testigo del crudo dolor del abuso experimentado de nuevo mediante el parto, y la valentía de una niña parada firmemente, naciendo de nuevo como mujer. Verdaderamente, esta es tierra sagrada.



Joanna Wilder, RN, BSN, SM es una enfermera en obstetricia que ha asistido partos naturales por casi 20 años, en hospitales, centros de nacimientos y hogares. Está concluyendo su práctica como partera superior con Global Midwifery en Phoenix, Arizona. Facilita grupos femeninos de recuperación en español e inglés, basados en sus historias. Le apasiona el tema de los partos naturales, y poder acompañar a mujeres en su proceso de sanidad. Se la puede contactar en: embracing-birth@earthlink.net.

Lista de recursos
  • Adult Children of Alcoholics homepage. (Página de internet: Hijos adultos de alcohólicos)http://www.adultchildren.org/ Accesado el 26 Feb 2009.
  • Allender, Dan. 2008 ed. The Wounded Heart: Hope for Adult Victims of Sexual Abuse. Colorado Springs: NavPress Publishing Group. (Título en español: Corazón Herido: Hay esperanza para los que han sido víctimas de abuso sexual en su infancia. Miami: Editorial Caribe, Inc. 1995.)
  • Allender, Dan. 2000. The Healing Path. Colorado Springs: Waterbrook Press.
  • Open Hearts Ministry Web site. "Definition of abuse." For Spanish speakers: "Corazones Abiertos".http://www.ohmin.org/abuseandhealing/ Accesado el 26 Feb 2009.
  • Simkin, Penny, and Phyllis Klaus. 2004. When Survivors Give Birth. Seattle: Classic Day Publishing.
  • Sperlich, Mickey, and Julia S. Seng. 2008. Survivor Moms: Women's Stories of Birthing, Mothering, and Healing after Sexual Abuse. Eugene, OR: Motherbaby Press.
  • Tracy, Steven R. 2005. Mending the Soul. Grand Rapids: Zondervan.
*Esta historia es usada con permiso del cliente. Nombres y detalles han sido cambiados para proteger su identidad.

Monday, December 6, 2010

Breaking Waters /Rompiendo Fuente


english version at the end

Siempre en mis embarazos preparo mi lista de canciones y ésta fue muy significativa cuando esperaba a mi niña hermosa. 
solía escuchar y bailar esta canción durante el embarazo. y parece que también ella disfrutaba que bailara pues al terminar la canción siempre pateaba pidiendo más baile...

aquí esta el video, desafortunadamente esta incompleto pero la letra esta disponible para leerla completa.

Disfrutálo...


Rompiendo Fuente (Juan Luis Guerra)

Mi mujer trabaja en Zona Franca
borda sueño en mangas de camisa
y recoge el ruedo de la tarde
con un sol de "jean" en su sonrisa
Lleva nueve meses de ilusiones
con mi amor preñado cada día
y un bidón de estrellas anunciando
que ha de ser pronto mujer parida

* Y es que tengo la sospecha de que vas a dar a luz
una niña hermosa como tú
niña hermosa como tú

Mi mujer ordeña la esperanza
con pañales y almohada de hilo
y entre corte y tela se disfraza
como lágrima que cae al río

No te apures, corazon baldío
puja el vientre, y que se abran los mares
que la vida duele, es ley de madre
pero el fruto olvida lo sufrido

* Y es que tengo la sospecha de que vas a dar a luz
una niña hermosa como tú
niña hermosa como tú

¡Oye! Traigan sueños de levadura noche de aguardiente mi mujer con yerba de luna va rompiendo fuente

En un mundo donde los vivos
son sobrevivientes
mi mujer con yerba de luna
va rompiendo fuente

Nueve meses y un pececito
nadando en tu vientre
mi mujer con yerba de luna
va rompiendo fuente

Mi mujer con yerba de luna
va rompiendo fuente
mi mujer con yerba de luna
va rompiendo fuente

¡Puja, madre! ¡Puja!

Agua de lluvia
noche transparente

mi mujer con yerba de luna
va rompiendo fuente
En un mundo donde los vivos
son sobrevivientes
mi mujer con yerba de luna
va rompiendo fuente

Puja, madre que con un grito
la vida se enciende
mi mujer con yerba de luna
va rompiendo fuente

Mi mujer con yerba de luna
va rompiendo fuente
mi mujer con yerba de luna
va rompiendo fuente
¡Puja, madre! ¡Puja!

__________________________

I used to hear and dance this song when I was pregnant with my daughter and think that my daughter really enjoyed me dancing since when the song finished she used to kick me asking for more...
Here´s the video, unfortunately it is not complete but here is the lyrics so you can read it entire...
enjoy it!

Breaking Waters (Juan Luis Guerra)
My wife works in Zona Franca
embroiders dreams in shirtsleeves
and pick up the pack of the afternoon
with a sun of "jean" in her smile
Takes nine months of illusions
With my pregnant  love each day
and a drum of stars announcing
that will become soon: mother-woman born
* And I have the suspicion that you will give birth
a beautiful girl like you
beautiful girl like you
My wife milks hope
With diapers and linen pillow
and between cut and fabric is transformed
as a tear that falls into the river
Do not worry, dear heart
push the womb, and let´s  open the seas
that life hurts, is law of the mother
but the fruit clears out what you suffered
* And I have the suspicion that you will give birth
a beautiful girl like you
Hey!
Bring dreams of yeast
Nights of hard liquor
my wife with lemon balm
is breaking water
In a world where the living
are survivors
my wife with lemon balm
is breaking water
Nine months and a goldfish
swimming in her belly
my wife with lemon balm
is breaking water
Push, mother! Push!

Sunday, December 5, 2010

Cambio # 11 Rema, rema, rema tu bote / Change #11 Row Row Row Your Boat in the River of Life

Texto de Pam England
publicado originalmente en : http://birthpeeps.blogspot.com/2010/11/change-11-row-row-row-your-boat-in.html
Traducido por Dulce Lopez

Queridos amigos,
Desde la infancia, millones de mujeres y hombres, entre ellos la mayoría de nuestros profesionales del nacimiento (incluyéndome), NOSOTROS, como cultura, estamos, completamente calmados, insensibles, e hipnotizados por los rituales del modelo médico y sus creencias - incluso en nuestra resistencia a él, estamos hipnotizados por su poder. De vez en cuando, una pequeña voz en el fondo de nuestras mentes, o en los medios de comunicación, grita para despertarnos de este trance, pero luego ... como es el poder del ritual y el lenguaje hipnótico, otro mensaje, estudio o historia (después de todo, la repetición es el alimento para el ritual y el trance) es transmitido y la cultura - que ha sido arrastrada a creer que es más seguro nacer con monitores y magia médica, o impotentes para cambiar los rituales de nacimiento, volvemos otra vez a caer dormidos.

Es hora de despertar realmente. Hay poder en los números, hay poder en la repetición, repetición, repetición, y amor.Si seguimos repitiendo nuevos rituales de preparación, el cambio vendrá.

Resistir y resentir el modelo médico no es el camino - porque la resistencia afirma el trance al que nos oponemos.

Debemos enfocar nuestra intención en un nuevo sueño, uno que surge en nosotros, de nosotros. Debemos crear y repetir con frecuencia - nuestros nuevos rituales que refuerzan nuestro sueño y autoestima.
Como cultura de madres, padres y profesionales de nacimiento, estamos, de hecho anestesiados y débiles, dependientes e hipnotizados como los niños que quieren estar seguros y contenidos, queremos obtener la aprobación y evitar el conflicto, la desaprobación, y sobre todo: la muerte. En toda revolución, hay riesgo. Hay un precio a pagar por un cambio real. Como con los niños, unos pocos rebeldes - son utilizados como ejemplos para mantener a los otros niños en línea.

El verdadero cambio viene de abajo hacia arriba. Hay poder en números.No podemos esperar a que el modelo médico, los administradores de hospitales, o las compañías de seguros entren en razón. No podemos esperar a otro estudio para demostrar ... lo que queremos probar, la práctica basada en la evidencia es una especie de mito conveniente.

Si estamos paralizados y nos sentimos dependientes y sin poder, tenemos que restaurar nuestro espíritu, cuerpo físico, y nuestra fe. Tenemos que encontrar nuestro propio camino en el río de la vida, desaprender viejas creencias, y aprender nuevas historias. Un viaje por el río de aislamiento durante seis semanas sería un gran re-educación para todas las parejas embarazadas y profesionales del nacimiento.

Me gustaría contarte una historia sobre un hombre que tomó un viaje en canoa por el Mississippi. Nació en 1901 y contrajo Polio cuando tenía 17 años. Por un tiempo, estuvo muy enfermo, débil, incapaz de caminar (los médicos pensaron que iba a morir). Para renovar su espíritu y su autoestima, se las arregló para dar un paseo solitario en canoa por seis semanas en el río Mississippi - con $ 5 doláres en el bolsillo. Tuvo que ser cargado y colocado en el barco cuando el viaje comenzó.
Ya en el río, por su cuenta, descubrió al igual que muchas personas que viven cerca, que el río siempre le proveía de todo lo que necesitaba. Conoció personas que vivían en el río, disfrutó fogatas e historias. Día a día aprendía. Remando fortaleció sus músculos. Al final del viaje en canoa, había desarrollado fuerza en la parte superior del cuerpo, y fue capaz de caminar por su cuenta con un bastón. De igual manera, ganó una nueva visión del mundo. El río le enseño algo para usar el resto de su vida.

Este hombre es Milton Erickson, un verdadero sanador herido, fundador de un estilo propio y único de hipnoterapia. Erickson es una leyenda, murió en 1980.

¿Qué estás pensando ahora?¿Qué te dice la metáfora viva del viaje en canoa Milton Erikson?


A mi me dice mucho. Tenemos que iniciar a las madres, padres, y profesionales del nacimiento por un camino de validación de vida. No desde los libros, la investigación, la resistencia -, sino desde el cuerpo, la naturaleza, las historias en el río de la vida. ¿No sería loco si las clases de parto se convirtieran en una vida de aventuras, aprendiendo habilidades de supervivencia, haciendo frente a nuestros miedos y sobreviviendo a ellos. Aprendiendo metáforas sobre la vida, sobre apertura, sobre cambio ... sobre la naturaleza.

Otro pensamiento loco de Pam, en Albuquerque, en el Río Bravo. Un cambio radical es lo que se necesita. No humaredas o débiles resistencias.

Sigamos pensando, hablando, atrevámonos a realmente SENTIR de nuevo... y todo el tiempo, recordemos atesorarlo todo, incluyendo el modelo médico.


Recuerda cómo surge el sueño de modelo médico desde TU MENTE, no "desde afuera". Cuando podemos adoptar una idea sin estar en trance, entonces tenemos el verdadero poder "elegir".

Rema, rema, rema tu bote
La vida es un sueño
Pam
______________________________________

Change #11 Row Row Row Your Boat in the River of Life

Dear Birth Peeps,

From childhood, millions of young women and men, including most of our fellow birth peeps (and myself), WE as a culture, are thoroughly, completely pacified, numb, and hypnotized by the medical model's rituals and beliefs--even in our resistance to it, we are hypnotized by its power. From time to time, a little voice in the back of our minds, or in the media, screams out to wake us from this trance, but then...as is the power of ritual and hypnotic language, another message, study, story (after all, repetition is the food for ritual and trance) is sent and the culture--that has been entrained to believe birth is safer with monitors and medical magic, or powerless to change the rituals of birth, falls back asleep again.

It's time for all us to really wake up. There is power in numbers, and there is power in repetition, repetition, repetition, and love. If we keep repeating new rituals of preparation, change will come.

Resisting and resenting the medical model is not the way--because resistance affirms the very trance we resist.

We must put our attention and intention into a new dream, one that arises in us, from us. WE must create-and repeat frequently--our own new rituals that reinforce our emerging dream and self-worth. As a culture of mothers and fathers and birth peeps, we are indeed numb and shaky, dependent, hypnotized like children who want to be safe and contained, want to get approval, and avoid conflict, disapproval, and above all: death. In every revolution, there is risk. There is a price to pay for real change. Like children, a few rebel--and are used as examples to keep the other children in line.

Real change comes from the bottom up. There is power in numbers. We cannot wait for the medical model, hospital administrators, or insurance companies to come to its senses. We cannot wait for another study to prove ...whatever it is we want to prove; evidenced-based practice is kind of convenient myth.

If we are paralyzed and believe ourselves to be dependent and powerless, we need to restore our spirit, muscles, and faith. We need to find our own way on the river of life, un-learn old beliefs, and learn new stories. A solitary river trip for six-weeks would be a great re-education for every pregnant couple and birth peep.

I'd like to tell you a story about a man who took such a trip in a canoe down the Mississippi. He was born in 1901 and contracted polio when he was 17. He was very sick for a while (the doctors thought he would die), then very weak, unable to walk. To renew his spirit and self worth, he arranged to take a solitary, six-week canoe ride down the Mississippi River--with $5 in his pocket. He had to be carried and placed in the boat when the trip began.

On the river, on his own, he discovered as do many people who live on the river, that the River provided everything he needed. He met people who lived on the river, enjoyed campfires and storytelling. Day by day he was learning. Rowing strengthened his muscles. At the end of the canoe trip, he had developed upper body strength, and was able to walk on his own with a cane. Equally important, he gained a new world view. What the river taught him he was to use the rest of his life.

This man is Milton Erickson, truly a wounded healer, the founder of his own unique style of hypnotherapy. Erickson is a legend, he died in 1980.

What are you thinking about right now?
What does the living metaphor of Milton Erikson's canoe trip say to you?
It speaks volumes to me. We need to initiate mothers, fathers, and birth peeps in a life-validating way. Not from books, research, resistance--but in the body, in nature, from stories on the river of life. Wouldn't it be crazy if childbirth classes became a life-adventure, learning survival skills, facing our fears and surviving. Learning metaphors about life, opening, change...from Nature.

Another crazy thought from Pam, in Albuquerque, on the Rio Grande.
Radical change is what is needed. Not smoldering, petty resistance. Let's keep thinking, talking, daring to really feel again... and all the while, remember to embrace it all, including the medical model.

Remember that how you dream the medical model arises in your mind, not "out there." When we can embrace it without being in a trance, then we have real power to "choose."

Row Row Row Your Boat.
Life is but a Dream.

Pam

Wednesday, December 1, 2010

Orgasmic Birth the best kept secret / Parto orgásmico, el secreto mejor guardado.

Mi cuerpo valiente parió a su pariente / My brave body gave birth to its relative

Esta es una de mis canciones favoritas y desde que nació mi hija por un soñado PVDC me toca el corazón profundamente, y hoy se la dedico a mi hermoso ángel...





This is one of my favorite songs, and since my dear daughter was born by a longed WHBAC it touches my heart so deeply, today I sing this song for her my beautiful angel...


here are the lyrics for my English speakers followers:


Since you were born I'm a better lover
like if you've unblocked my ducts
I have grown breasts, belly and hips
my expanded body have found his motive.

*You traveled through my body, made a divine path
opened a tunnel, and uncovered my destiny

You have given me the breath of creation
you are energy, sunlight
you have spelled the word AMOR for me
A, M, O, R, C, I, T, O

Since you were born I feel Superb
as if you'd lit me up
my body uninhibited of exempt vanity
my brave body gave birth to its relative 

*Your traveled through my body ...

Tuesday, November 30, 2010

The best place to be born is the same where we were created / El mejor lugar para nacer es el mismo donde fuimos creados


This is a TV commercial that promotes a mattress. but the beautiful creative concept is based on a Home birth, the mother explains that they used to have their children at home, where she feels more secure.
they prefer imprint the memory to their children that they were born in a cozy home instead of a cold impersonal building.

The midwife says that she just watch and only intervenes if it is necesary. and the father is not only a viewer, but he participates actively.

having your children at home makes you relate intimately with the enviroment.
the mother tells how wonderful was helping the baby girl to come out and put her immediately in her skin.
Father says that when you are witnessing a birth the emotion comes up up up and when the baby is here is not that the emotion comes down but it still going beyond and fill all the place around and lights all the people around.

Life crossing the threshold through your body... that´s powerful!!!

In births where both parents are connected, the body responds much better

when a new life arrives, a very special light and smell permeates all the place


A Father’s Journey/ El viaje de un padre.

English version at the end

 Escrito por Elfanie. publicado originalmente el 16 de Noviembre de 2010 en:http://www.nurturingheartsbirthservices.com/blog/ 

Creo que a los padres se les da un trato injusto, cuando del nacimiento de sus bebés se trata. No me malinterpreten, creo que estamos a años luz de los tiempos cuando los padres arrastraban los pies en la sala de espera mientras aguardaban la noticia de que su esposa había dado a luz a su bebé y que ambos estaban bien .... Pero de alguna manera creo que el péndulo ha oscilado demasiado lejos y lo ha golpeado en la cabeza.

Si bien reconozco que los estereotipos de los sexos siempre tiene sus excepciones, creo que  con más frecuencia se acercan a la realidad. Las mujeres por lo general están centradadas en el hogar y la familia - educación de los hijos, llevando la casa -, mientras que los hombres se centran por lo general en garantizar la seguridad tanto económica como física. Si hay una amenaza a la familia, por lo general es el hombre quien se presenta como el protector. Es mucho más probable que sea él quien salte de la cama a media noche cuando un sonido extraño requiere ir acomprobar qué sucede ... .. a menos que sea un bebé, entonces la mujer tiene más probabilidades de levantarse.

Creo que es muy revelador que cuando una pareja se entrevista conmigo en mi oficina, a menudo sea Ella quien pregunte cosas como, "¿Usted hace episiotomía?" "¿Puedo comer y beber en el trabajo de parto?" "¿Hace partos bajo el agua? "
Mientras que Él suele preguntar: "¿Qué pasa si algo va mal?" "¿Cuánto cuesta todo esto?" "Quién va a limpiar todo esto después?"

Entonces por lo general un hombre tradicional irá por la vida enfocándose en su carrera, enamorandose y pasando más horas despierto pensando en HACER bebés.... muy raro es el hombre que imagino a los bebés naciendo! De hecho, el sólo tocar el tema en alguna plática es suficiente para buscar alguna excusa y desviarse hacia CUALQUIER otra conversación que pueda tener lugar en otro lado.



Hasta que....

Toda esa práctica de "hacer bebés" que han estado disfrutando...finalmente da como resultado un bebé real que viene en camino. Este hombre entonces tiene sólo unos cuantos meses para aprender todo lo relacionado al embarazo y parto. 
Alguna vez pasó por su mente que un niño eventualmente viviría en su casa...
luego él tiene que aprender cómo tiene que cortar el cordón con unas tijeras entregadas por el doctor... pero AHORA él tiene que aprender la diferencia entre "borramiento y dilatación, o por qué las inducciones en el parto no son buenas, como guiar a su esposa a través de los dolores de parto, como frenar la entrada del anestesiólogo al cuarto, y nunca mostrar  nerviosismo o enojarse al ver a su mujer sudorosa y gruñendo con un poder primal mientras ella sabe como traer a su bebé a este mundo.

Personalmente, realmente aprecio al Dr. Michel Odent (obstetra francés) en muchos de sus creencias en cuanto a nacimiento se refiere... sinembargo estoy en desacuerdo en cuanto a su afirmación de que los hombres no tienen lugar en el nacimiento. Creo que ellos son vitalmente importantes y, de hecho, merecen estar tan involucrados como ellos se sientan capaces de hacerlo! Me encanta cuando el papá recibe a su propio bebé (mi esposo recibió entre sus manos a nuestros 3 hijos), por lo que no es su habilidad de estar involucrados lo que me hace sentir mal por ellos... es más bien las expectativas y la presión sobre muchos hombres para estar más involucrados de lo que ellos están listos o cómodos! 

Creo que es igual de malo obligar a un hombre a asistir a clases y mantener la mano de su mujer cada minuto de trabajo y hacer que corte el cordón o coger al bebé .... Como lo es evitar que un hombre se involucre hasta el hueso si así lo desea . Pensamos mucho acerca de la mujer dando a luz, y rara vez hablan de los hombres cuando también es el nacimiento de su bebé como de la madre.
 
Este tema es muy cercano y querido en mi corazón porque he estado tan compenetrada en el papel del padre como creo que una mujer podría estar. Mientras mi esposo y yo tratabamos desesperadamente de concebir un hijo cuando recien nos casamos, los años de tratamientos de infertilidad nos llevaron a concluir que nunca quedaría embarazada. En ese tiempo hubo una pareja que quedó inesperadamente embarazada y se ofreció a tener al bebé para nosotros.

Vivieron con nosotros durante los últimos 4 meses del embarazo hasta que nació nuestro hijo. Fui con ella a sus citas prenatales, le hable a mi hijo en su vientre, y la apoye lo mejor que pude a través del nacimiento de mi bebé. Me dio una perspectiva completamente diferente de como viven los padres el embarazo y parto ... y no siempre es divertido! Los miedos, el estrés, la sensación de responsabilidad e vulnerabilidad, al mismo tiempo - Prefiero estar yo en el papel de quien pare al bebé! He descubierto que parir es mucho más fácil que la experiencia de estar en el papel del padre.

He dicho a menudo que en mi experiencia, después de haber estado en ambos lados, creo que la mujer pasa por todas las etapas físicas de tener un bebé mientras que el hombre pasa a través de todos los estados emocionales de tener un bebé. A menudo he reflexionado del por qué no hablar de la experiencia única que los hombres están a punto de pasar al convertirse en padres ...? ¿Por qué el embarazo o la sección de nacimiento en la biblioteca esta abarrotada de libros para las mujeres, y, sin embargo si te fijas bien sólo hay unos cuantos para los hombres? (Y la mitad de ellos son libros de humor) Se ha lanzado a los hombres (a veces a la fuerza) a la sala de partos, pero no se ha tomado ninguna medida para ayudarle a lo largo de su viaje.

y no nos equivoquemos... ésta tambien es su experiencia de nacimiento. Cuando él ve a su esposa en su estado más vulnerable, es probable que él este en su instinto mayor de protección, y aún sentirse más desvalido que nunca en su vida. Sin haber podido sentir a su bebé pateando dentro de su cuerpo todo el dia, todos los dias, el embarazo es mucho más un concepto que una realidad. 
Seguro sabe que el bebé esta por llegar, o más o menos. Ha escuchado historias de partos y lo que hacen las mujeres durante el mismo, pero eso no lo prepara más a él en cómo se sentirá viéndolo, experimentándolo en carne propia, que sólo escuchar una historia de parto donde la mujer se prepara para los sentimientos del parto. Existe en él una respuesta visceral e instintiva de querer "arreglar" las cosas, de proteger a su mujer, aún cuando la realidad es que no hay nada que alguien pueda hacer más que ser testigo de lo que acontece durante el parto.
 
Siéntate en una clase prenatal y escucharás todo acerca de lo que ella podrá sentir o atravesar, las fases del parto, sus respuestas emocionales en cada etapa, cosas que ella puede hacer para lidiar con las intensas sensaciones, la manera en que ella tiene que comer, ejercitarse a través del embarazo, las intervenciones que se le ofreceran en el hospital....

y ¿Qué se dice acerca del padre?

En Nurturing Hearts Brith Services, tenemos educadoras del parto maravillosas que enseñan clases a Parejas. El curso cuenta con 16 horas y pienso que son clases fantásticas!! SINEMBARGO, también ofrecemos una clase de "Entrenamiento básico para nuevos papás" Esta clase es de sólo 2 horas (un dia). Lo sé, refleja lo mismo que en la librería donde abundan más los libros para mujeres y casi nada para los papás.... pero aún así he visto una diferencia en los hombres que han tomado esta clase y es sorprendente...y es probablemente la primera vez que estos hombres se permiten realmente hablar y prepararse para SU experiencia!! y pienso también que es parte de de la ecuación que ha sido gravemente ignorada por muchos hombres en su preparación para la paternidad.

Y en los 90's, hemos añadido otra persona en nuestro equipo de nacimiento: Las Doulas! quienes estan entrenadas profesionalmente para ofrecer apoyo emocional y físico (no clínico) durante el parto y nacimiento.

Cuánta confusión para los hombres!! Los hemos sacado de la sala de espera y les hemos dicho que ahora ellos tienen que ser expertos en guiarnos en este proceso, sólo para entonces decirles que hemos contratado a alguien más que aparece en la superficie para llenar el lugar que le dijimos que él ocuparía. Esto no sólo no es maravilloso, resulta intimidante (y quiza un poco insultante en principio) que les digamos que su papel es el de guiar, pero que también estamos planeando contratar a otro guía? Entonces si ese es su papel, y estamos contratando a alguien que haga su trabajo... entonces que diablos se supone que él debe hacer?

Me encantaría que sólo pudieramos admitir la verdad, cuando los ponemos en ese lugar, no fue por el bien de ellos o nuestro. Ellos posiblemente no puedan aprender todo en unos cuantos meses, no podemos esperar que resulten objetivamente de apoyo durante el proceso cuando es su esposa quien esta pasando por todo esto, y no deberían ser forzados a una posición de ser responsbles  de sus esposas durante esta experiencia. Es mejor para todos contratar a una Doula, para que ella recuerde todo lo que se supone que hay que recordar, tenerla para aliviar los miedos al explicarles qué es normal y que no... y, en corto, permitir al papá estar CON la mamá mientras la doula cuida de ella. Esa es una de las maravillas de la Doula, el padre puede estar con la madre mientras la doula cuida de ambos y los ayuda durante Su viaje JUNTOS, como pareja.

Contratar una doula y asistir a una clase exclusiva para papás, estas dos cosas pueden hacer de una situación estresante y espantosa, una experiencia realmente emocionante!! Creo que darse un tiempo antes de la paternidad para prepararse para lo que esta por experimentar, puede hacer de él un mejor compañero de parto, mejor esposo, y mejor padre... simplemente a través del conocimiento de que ellos son la MITAD de esta experiencia!! Reconociendo sus miedos propios y únicos, sus deseos, y su transición a la paternidad... Creo que ellos también se lo merecen.

Creo que todos nos lo merecemos.


__________________________________



A Father´s Journey

This was written by elfanie. Posted originally on Tuesday, November 16, 2010, at 9:53 pm at:http://www.nurturingheartsbirthservices.com/blog/?p=1166


While I acknowledge that stereotyping the genders isn’t always accurate, I believe it’s correct more often than it’s wrong. Women are usually primarily focused on home and family – raising children, running the home – while men are usually focused on providing security both financially as well as physically. If there is a threat to the family, it is usually the man that steps into the protector’s role. He is much more likely to be the one to jump out of bed in the middle of the night when there is a strange sound to go and check it out…..unless it’s a baby, then the woman is more likely to be getting up.
I think it’s very telling that when a couple sits down in my office to interview with me, she will often ask me things like, “do you do episiotomies?” “Can I eat and drink in labor?” “Do you do waterbirths?”
He is more likely to ask me, “What if something goes wrong?” “How much does this cost?” “Who is going to clean up afterwards?”
So a traditional man will go through life focusing on his career and falling in love and spending most waking hours thinking about MAKING babies….very rare is the man who ever gave any thought whatsoever to birthing babies! In fact, the mere topic coming up in a conversation is enough of an excuse for them to excuse themselves and speed walk to ANY other conversation that might possibly be occurring.

       
Until…..
All that baby making he had been enjoying….actually succeeds in making a baby! This man now has just a handful of months to learn everything about pregnancy and birth. Once upon a time he was expected to merely know that a child would eventually live in his home….then he had to know how to cut the cord when he was handed the scissors by a doctor…but NOW he is expected to learn the difference between effacement and dilation, why inductions of labor are bad, how to “coach” his wife through the “pains” of labor, how to door-block the anesthesiologist should he try to enter – and never show nervousness or become upset at seeing his wife sweat and grunt with primal power as she works to bring their baby into the world.
While I greatly appreciate and respect Michele Odent (French obstetrician) on many of his beliefs when it comes to births….I disagree with his contention that men have no place at births. I believe that they are vitally important and, in fact, deserve to be as involved as they want to be! I love it when daddy’s catch their own babies – my own husband has caught 3 of our own babies – so it’s not their ability to be involved that makes me feel bad for them…it’s the expectation and the pressure on many men to be MORE involved than THEY are comfortable with!
I think that it is just as wrong to force a man to attend classes and hold his wife’s hand every minute of labor and make him cut the cord or catch the baby….as it is to prevent a man from doing those things if he desires. We think so much about the woman giving birth and rarely talk about the men and it’s as much the birth of his baby as it is the mother’s.

This is near and dear to my heart because I have been as much in the father’s role as I believe a woman can be. While my husband and I tried desperately to conceive a child when we were first married, years of infertility treatments led to us being told I would never become pregnant. At that time there was a couple who had unexpectedly become pregnant and offered to carry the baby for us. They lived with us for the last 4 months of the pregnancy until our son was born. I went with her to prenatal appointments, loved on her belly, spoke to my son while he was still inside her, and tried my best to support her through the birth of my baby. It gave me a whole different perspective on what dads go through…and it’s not always fun!! The fears, the stress, the feeling responsible and helpless at the same time – I’d rather be the one birthing! I found giving birth much easier than the experience of being in the father’s role.

I’ve often said that in MY experience, after having been on both sides, I believe that the woman goes through all of the PHYSICAL stages of having a baby while the man goes through all of the EMOTIONAL stages of having a baby. I have often pondered why we don’t talk about the unique experience that men are about to go through to become fathers…? Why is the pregnancy/birth section at the bookstore packed with books for women, and yet if you look closely there are only a handful for the men? (and half of THOSE are humor books) We have thrown men (sometimes forcefully) into the delivery room, but haven’t taken any steps to help him along his journey.

And let there be no mistake….it is his journey as well. When he sees his wife at her most vulnerable, he is likely to be at his most protective – and yet feel more helpless than he ever has in his life. Having been unable to feel the baby kicking all day every day, pregnancy is much more of a concept than a reality. Sure, he knows a baby is coming….sort of. He has heard stories of labor and what women do – but that no more prepares him for how he will feel SEEING it, EXPERIENCING it, than hearing a birth story prepares a woman for the feelings of birth. There is a visceral and instinctive response he will usually have to want to fix things, to protect her, even though the reality is that there is nothing anybody can do but witness.
Sit in on any childbirth class and you will hear all about what she is likely to go through, stages of labor, her emotional responses to each stage, things she can do to cope with the sensations, ways she should eat and exercise throughout pregnancy, interventions they will offer her at the hospital….
….what is said about the father?
At Nurturing Hearts Birth Services, we have some wonderful childbirth educators who teach childbirth classes to couples. There are 16 hours in each series and I think they are fantastic classes!! HOWEVER, we also offer a “Basic Training for New Dads” class – this class is just a couple of hours long (one day). Yes, it reflects the bookstore with sprawling shelves of books for moms and a teeny section of books for dads….but I have also seen the difference in men who have taken that class that is only a couple of hours, and it’s remarkable….and it’s probably the first time these men are given permission to actually talk about and prepare for THEIR experience!! And I think that is a part of the equation that has been sorely missing for most men in preparation for fatherhood.
And in the 1990’s we added another person to the birthing team: Doulas! Doulas are trained birth professionals that offer non-clinical support throughout labor and birth.
How confusing to men!! Here we have yanked them out of the waiting room and told them that they are now to be the experts and the “coach” through this process – only to then tell them we are hiring someone else who on the surface appears to fill the role we told them they are going to occupy. Is it any wonderful it is intimidating (and maybe a little insulting on the onset) that we tell the men that their role is of coach, but we also plan to hire a coach? So if that’s his role, and we are hiring someone to do the job…then what the hell is he supposed to do??
I wish that we could just admit the truth – when we put them into that role, it wasn’t for the best for them or for us. They can’t possibly learn everything in just a few months, can’t be expected to remain objectively supportive through the process when it’s their wife going through it, and shouldn’t be forced into the position of being responsible for his wife through the experience. Much better for everyone to hire a doula, have her remember everything they are supposed to remember, have her to relieve fears by explaining what’s normal and what’s not….and, in short, let dad be WITH mom while the doula takes care OF mom. That’s one of the joys of a doula – dad can be with mom while doula takes care of both mom and dad and helps THEM along THEIR journey together – as a couple.

Hiring a doula and going to the Basic Training for New Dads class – those two things can take a stressful and scary situation and actually make it even a little exciting! I think that by taking some time before fatherhood to prepare for what he is likely to experience can make them better birth partners, better husbands, and better fathers…simply through acknowledging that they are HALF of this experience!! Acknowledging their unique fears, their desires, and their transition to fatherhood …I think they deserve it.

I think we all deserve that.